Lunes, 18 de diciembre de 2017

EspañaDuero ofrece recolocar a unos 200 trabajadores en su grupo

Los sindicatos reclaman menos despidos y que las salidas sean voluntarias

EspañaDuero cerrará 40 oficinas en Castilla y León, Madrid y Cáceres

Banco Ceiss (EspañaDuero) ha ofrecido recolocar en empresas del Grupo Unicaja a unos 200 trabajadores, que tendrían que pactar sus condiciones, y la movilidad geográfica para otros 50 empleados dentro de la entidad con compensaciones en función de la distancia. Su propuesta se completa con diferentes indemnizaciones para los que pierdan su puesto de trabajo y una reducción en 65 trabajadores de los 1.120 afectados por el ajuste de plantilla si se mantienen durante tres años más la rebaja en las medidas sociales y económicas del último expediente de regulación.

Fuentes sindicales informaron de la propuesta hecha por representantes de la empresa en la reunión, la segunda del periodo de consultas, que se produce, tras la constitución formal de la mesa de negociación el pasado 20 de abril. En un comunicado conjunto de UGT, CC OO, Csica y UEA (Unión de Empleados Ahorro), explicaron que Ceiss ofreció a los mayores de 60 años una indemnización de 20 días por año trabajado, con un tope de 12 mensualidades. Asimismo, a los mayores de 57 años y menores de 60, al cierre de 2016, con una antigüedad mínima de diez años en la empresa, planteó pagarles el 60% del salario fijo bruto hasta cumplir los 63 años, con carencia de dos años (es decir, hasta los 61), y un acuerdo con la Seguridad Social sobre la cotización hasta los 63 años. El salario máximo computable será de 40.000 euros y el mínimo, de 25.000. Para el resto de trabajadores, ofreció una indemnización de 25 días por año trabajado, máximo de 16 mensualidades, ya sea a través de bajas voluntarias o forzosas.

Compensaciones

El Banco también expuso que el plan de recolocaciones será consensuado con los sindicatos y planteó compensar a los trabajadores que se acojan a la movilidad geográfica, con 3.000 euros, si la distancia es de entre 50 y 100 kilómetros; con 6.000 –entre 100 y 200 kilómetros– y de 10.000 –más de 200 kilómetros–. Además, según los sindicatos, Ceiss advirtió de que en caso de que no se alcance un acuerdo no se sentirá «comprometido» con esta propuesta.

De esta forma, EspañaDuero mantiene en el inicio de este periodo de consultas la eliminación de 42 oficinas de la zona de actuación tradicional del Banco (Castilla y León, Madrid y Cáceres); así como otras diez (80 empleados) de la zona denominada ‘no core’. También, el número de despidos previstos se mantienen en 1.120, con los que los servicios centrales pasarían de 659 trabajadores a 175 (-484); los de apoyo a red, de 155 a 98 (-57); y la red de oficinas, de 2.547 a 1.968 (-579).

Los cuatro sindicatos, que tacharon de «insultante» la propuesta de Ceiss, establecieron como premisas para alcanzar un acuerdo la reducción significativa del número de despidos, la voluntariedad de las bajas y la renuncia a cualquier rebaja por parte de la empresa en las condiciones económicas y sociales. Además, explicaron que la medida de reducir en 65 los despidos previstos si se mantienen los «recortes» tres años más afectarán a los planes de jubilación, los trienios o las medidas sociales, que comprenden ayudas al estudio, entre otras.

«Incalificable»

Los representantes de la plantilla insistieron en que la propuesta de Ceiss es «incalificable» y avanzaron que presentarán una oferta «seria y viable» en la próxima reunión. «Para el Grupo Unicaja somos los responsables de la situación de Banco Ceiss, no de que siga en pie», aseguraron, y lamentaron que sean considerados unos «incompetentes» que trabajan poco. También rechazaron que 1.120 despidos sea la única fórmula para que la compañía sea viable. «Sólo se plantean medidas sobre el empleo y los gastos de personal, sin que otro tipo de medidas apuntalen la viabilidad pretendida. Incluso el informe aventura un crecimiento en los costes generales del 33,65%, difícil de explicar con una red más pequeña y unos servicios centrales reducidos a la mínima expresión», expusieron.