Miércoles, 13 de diciembre de 2017

La Junta invertirá 76 millones de euros para fomentar los hábitos de lectura

El programa también promueve el uso de los medios tecnológicos y la atención, en estos ámbitos, a personas con más riesgo de exclusión social
Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla y León

El II Plan de Lectura de Castilla y León 2016-2020, dotado con 76 millones de euros, pretende cubrir las nuevas demandas sociales y culturales relacionadas con la lectura, reforzando el papel de las bibliotecas como instituciones culturales, para adecuarlas a las necesidades de la sociedad actual. El Plan contempla las nuevas exigencias de la sociedad de la información, la necesidad de atraer nuevos usuarios y el desafío de impedir que se abra una brecha tecnológica que relegue a aquellos ciudadanos que no puedan acceder a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Por ello, favorece el desarrollo de las competencias que hacen posible una lectura digital eficaz.

El Sistema Público de Bibliotecas de Castilla y León –en el que participan de manera importante las corporaciones locales– es el más desarrollado de España, puesto que la red de centros cuenta con el mayor número de usuarios activos de todas las comunidades, casi 120.000 frente a los 60.000 de la siguiente, así como de fondos documentales, más de 2.150.000 unidades, y de operaciones de préstamo, casi 1.900.000, doblando prácticamente a la siguiente comunidad. Para sostener estas cifras, Castilla y León también es la Comunidad con más personal en las bibliotecas que gestiona, con unos 300 profesionales,  y la que más presupuesto destina.

Asimismo, el sistema educativo de Castilla y León viene otorgando una trascendental importancia a la lectura. Primero, reforzándola como eje transversal de todas las áreas del currículo. Además, fomentando una figura esencial como el “plan de lectura de centro”. Desde 2005, todos los centros públicos de Infantil y Primaria y, desde 2006, todos los de Secundaria, tienen la obligación de elaborarlo. Más del 90 % de los centros concertados han asumido voluntariamente esa práctica, que a partir del próximo curso será obligatoria para todos ellos. De este modo, más de 1.100 centros educativos de Castilla y León, de un total de 1.200, cuentan ya con planes de lectura. Ambos aspectos inciden en los excelentes resultados que el Informe PISA de la OCDE otorga a Castilla y León en comprensión lectora: 505 puntos, lo que supone 9 por encima de la media de la OCDE y 17 puntos por encima de la media de España.

Líneas de actuación

Para el cumplimiento de los objetivos generales del II Plan de Lectura de Castilla y León, la Junta ha articulado varias líneas de actuación que darán continuidad y perfeccionaran los objetivos y programas recogidos en el anterior plan. La primera es el fomento de la práctica de la lectura, marcando el propósito de mejorar en un 10 % los indicadores de hábitos de lectura. Se trata de la línea con mayor financiación del Plan, puesto que incorpora el grueso de aspectos relacionados con el funcionamiento del Sistema Público de Bibliotecas y con el Sistema Educativo. También incluye la previsión de incrementar en un 10 % las actividades culturales de las bibliotecas como fórmula para animar a muchos ciudadanos a que se acerquen a ellas.

Por otro lado, las actuaciones previstas tienen entre sus objetivos incrementar el nivel de lectura y escritura en el entorno rural. Del mismo modo que el medio rural determina peculiaridades en los servicios sanitarios, educativos y sociales de la Comunidad, también lo hace en el Sistema de Bibliotecas Públicas, que cuenta con una red muy extensa, formada por 306 bibliotecas, y que incluye la más amplia flota de bibliobuses de España (30), todo lo cual sirve para acercar este servicio a los pequeños municipios. El Plan propone incorporar nuevos centros al Sistema de Bibliotecas; renovar el 10 % de la flota de bibliobuses; crear un espacio en el Portal de Bibliotecas para apoyar la planificación y gestión de los centros municipales; y reforzar la cooperación entre todas las bibliotecas del Sistema.

Otra de las líneas a seguir se centrará en la cooperación con los diferentes agentes del sector: librerías, editoriales, productoras y distribuidoras de contenidos audiovisuales y digitales, fundaciones, etc. Así como con las personas individuales como los autores, ilustradores, creadores digitales e intérpretes. Además, se contempla incidir en actuaciones formativas que renueven y actualicen el perfil profesional del bibliotecario. La realidad de los servicios bibliotecarios necesita perfiles híbridos con funciones y competencias que en muchas ocasiones van más allá de la disciplina de Información y Documentación.

También se fomentará la creación de contenidos digitales que se puedan utilizar como elementos de apoyo para el aprendizaje del español. La lengua es uno de los componentes esenciales de la identidad de Castilla y León y, por ello, la Biblioteca Digital de Castilla y León y todo el sistema autonómico de bibliotecas se ponen al servicio de su conocimiento. Además, promover la lectura digital es la mejor manera de atraer a nuevos usuarios jóvenes y de llegar a cualquier punto del medio rural. El Plan contempla un sistema consolidado de préstamo de libros electrónicos y de servicios en línea, con la previsión de aumentar la colección digital de las bibliotecas públicas en un 80%, así como potenciar los programas de formación relacionados con nuevos soportes y formas de lectura.

Según ha explicado el presidente de la Junta, Castilla y León no parte de cero en el ámbito de la lectura digital. La mayoría de bibliotecas (280) se han integrado en la Red Automatizada de Bibliotecas RABEL. La Biblioteca Digital de Castilla y León es una realidad con contenidos en aumento. El Portal de Bibliotecas ofrece diversos servicios en línea y la plataforma de préstamo de libro electrónico comenzó a funcionar en septiembre de 2014.

Por otro lado, el Plan plantea la necesidad de un nuevo decreto que regule la gestión del depósito legal en la Comunidad de Castilla y León, ante la irrupción de la edición digital y la difusión a través de internet. Además, se va a regular la normativa necesaria para atender a las necesidades de mayor coordinación del Sistema de Bibliotecas de Castilla y León. Se prevé, también, la elaboración de memorias anuales de seguimiento de la gestión para poder analizar las medidas adoptadas en ese periodo y su grado de cumplimiento. Asimismo, se contempla una evaluación final cuya función será la de certificar el nivel de cumplimiento de los objetivos.

Principales novedades

Entre las novedades más significativas del proyecto podrían destacarse las acciones dedicadas a la lectura digital y las dedicadas a la participación ciudadana. En el contexto de la expansión de la sociedad de la información y el conocimiento, las bibliotecas son un pilar básico, dado que facilitan el acceso a un gran patrimonio informativo en el que cada vez tiene más peso el soporte digital. Por ello, el II Plan de Lectura pretende que las bibliotecas ofrezcan una información más rápida y diversa, se involucren en iniciativas y proyectos vinculados a las tecnologías de la información y la comunicación. Se fortalece un sistema consolidado de préstamo de libros electrónicos y de servicios en línea, lo que permite que la biblioteca llegue a cada rincón del territorio de Castilla y León.

Otra novedad del Plan es el fomento del papel del ciudadano como agente activo, más comprometido con planes y proyectos, potenciando el voluntariado, la cooperación y la mayor integración de las bibliotecas en la comunidad a la que atienden. El éxito que los programas de fomento de la lectura de las bibliotecas gestionadas por la Junta de Castilla y León tienen entre los sectores de población más desfavorecidos y el respaldo firme que reciben del II Plan de Lectura han hecho que el Pleno del Consejo de Cooperación Bibliotecaria, haya solicitado a la Consejería de Cultura y Turismo que lidere el grupo estratégico que refuerce la función social de las bibliotecas y que estudie la aplicación de estos proyectos para otras bibliotecas y centros culturales de toda España.

Estrategia global

El II Plan de Lectura, que se enmarca una estrategia global, se desarrolla en paralelo con el I Plan de Industrias Culturales y Creativas de la Comunidad de Castilla y León 2013-2016, y del II Plan del Español como Lengua Extranjera de la Comunidad de Castilla y León 2013-2016. La implementación e impulso del Plan se ejecutarán desde la Consejería de Cultura y Turismo, mientras que su despliegue se hará a través del Sistema de Bibliotecas de Castilla y León, integrado por 306 bibliotecas, cuyas cabeceras provinciales son las bibliotecas públicas dependientes de esta Consejería. Además, en él van a colaborar activamente la Consejería de Educación, a través de su Plan de Lectura y Bibliotecas Escolares, y de las ayudas que presta para la adquisición de libros, el Programa Releo y la creación de bancos de libros en los centros concertados; la Consejería de la Presidencia, a través de cursos de formación y reciclaje para personal bibliotecario; y la Consejería de Economía y Hacienda, con las aportaciones a los sistemas provinciales de bibliotecas.

La presentación del II Plan de Lectura de Castilla y León, esta mañana en un acto en la Biblioteca Pública de Burgos, ha contado con una mesa redonda que ha abordado el fomento de la lectura en el siglo XXI y en la que han participado profesionales del mundo del libro, la lectura y la educación. Asimismo, el escritor Luis Mateo Díez, ha ofrecido una conferencia sobre la relevancia de la lectura en la sociedad civil.

Paralelamente y a lo largo de toda la mañana, la biblioteca ha acogido también una serie de actividades de formato de la lectura dirigidas a niños y jóvenes. Se trata de varios talleres que se enmarcan dentro de diversos planes de lectura. El primero de ellos ha sido el del ‘Club de cultura silenciosa’. Este club de lectura, único en España, comenzó su andadura en 2013 y está integrado por adultos con discapacidad auditiva que se comunican a través de la Lengua de Signos Española (LSE).

A continuación, el taller ‘Las palabras de Cervantes’ Esta actividad de fomento de la lectura para escolares ofrece una función de animación y fomento de la lectura dirigida a público infantil-familiar, que consiste en una propuesta de narración con textos y personajes cervantinos, que pretende ser una defensa del lenguaje y del buen habla en la lengua de Cervantes.

Los talleres han finalizado con una actividad de fomento de la lectura vinculada a las nuevas tecnologías para jóvenes titulada ‘Cansado de estar rodeado de muggles’, dirigida a público adolescente entre 13 y 18 años.