Domingo, 17 de diciembre de 2017
Bracamonte al día

La Junta dota con 11,8 millones a varias concentraciones parcelarias, con especial impacto en zona de Peñaranda

El organismo autonómico ha declarado de utilidad pública la ejecución de la primera fase de la concentración parcelaria de la zona de La Armuña, en la provincia de Salamanca, tras la publicación del informe favorable de impacto ambiental de este proyecto

La Junta ha declarado de utilidad pública la ejecución de la primera fase de la concentración parcelaria de la zona de La Armuña, en la provincia de Salamanca, tras la publicación del informe favorable de impacto ambiental de este proyecto que determina que no tiene efectos significativos sobre el medio ambiente. Los 840 propietarios de las 8.244 hectáreas de terreno que entran la concentración parcelaria de la zona de La Armuña contarán con fincas más extensas. Así, las parcelas pasarán de 4,1 hectáreas a 6,8 y el número de fincas se reducen de 1.936 a 1.170.

Para llevar a cabo esta concentración parcelaria y mejorar la competitividad de los agricultores de la comarca agraria de Peñaranda de Bracamonte, la Consejería de Agricultura y Ganadería invertirá más de 11,8 millones de euros.

Con esta actuación se supera ya el 40% del compromiso de legislatura adquirido por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, de realizar inversiones en 160.000 hectáreas de zonas de concentración parcelaria. Esta zona en la que se llevará a cabo la concentración está formada por terrenos pertenecientes a los términos municipales de El Campo de Peñaranda, Cantalpino, Poveda de las Cintas, Villaflores y Zorita de la Frontera.

La utilización mayoritaria del suelo es agrícola, donde el 91 % de la superficie está dedicada a cultivos de labor. El 71 % de las tierras labradas son de secano y el 29 % de regadío. En cuanto a la distribución de cultivos, a cereales de grano se destina el 76,2 % de la superficie, el 12,3 % a cultivos industriales (remolacha y girasol), casi el 6 % a patatas, el 4,3 % a cultivos forrajeros, el 0,8 % a leguminosas y el 0,2% a hortícolas.