Sábado, 16 de diciembre de 2017

Llueve para todos

javascript:void(0)Este Viernes remojado y vuelto a mojar. Fin de una semana aireada y huracanada en la climatología y en la sociedad. Principios o mediados de un mes dónde el famoso refrán:

” En abril aguas mil”  esta dando la razón metereológica y la acompaña de nevadas y granizos en forma de papeles de Panamá, reuniones, ya, bipartitas; ¡pero ojo! que los cuernos en este, nuestro, país se quitan de los cosos y se colocan en las casas y en los hemiciclos.

A mi me gustaría poder comprender dónde está la diferencia en el desagravio económico realizado por un jeta de derechas o por un jeta de izquierdas, incluso me gustaría que alguien me explicase dónde se encuentra ese cambio absoluto de visión del mundo, te llames Almodovar o te llames Bertín. Me gustaría saber porque no se produce la crítica y el linchamiento a nuestro oscarizado director pero si al ínclito de “en tu casa o en la mía”. No quisiera pensar que este bofetón se lo lleva sólo por poner una cabezada  con los colores de la bandera de España a su caballo.

Juraría que igual, de blanqueo, desfalco o la palabra que defina la red de Panamá, es seas o representes la ideología que sea; que igual trato y pena han de exigir para todo aquel que incumpla la ley, para todo el que la transgreda, aunque la moda impuesta por el lila sea atacar al rojo y gualda.

Yo que tengo ya unos años, que ya he pasado a mitad o más de mi ciclo vital, me resuenan las palabras que me repetía mi padre. El mejor padre del mundo y el más inteligente (que voy a decir yo ), pero lo demostró sobradamente.

Con una vida marcada por lo más ingrato de la política, huérfano de padre y despojado de hermano por el módico precio de una bala disparada desde su misma trinchera.

Todo esto le daba la autoridad para remarcar la importancia de la unión, la importancia de no disgregar nuestro país en colores, la importancia de luchar por un mismo objetivo, la importancia de anatemizar, condenar, a todo aquel que quisiera ocasionar un enfrentamiento entre hermanos por la mísera intención de aposentar su culo en un escaño más alto que el resto.

Todas estas palabras me resuenan en mis oídos cuando oigo los telediarios, cuando leo cualquier periódico, incluso cuando conversó con personas cercanas, antes abiertas de miras y ahora encerradas en su color del parchís de su vida.

De todo este desagravio económico al que nos han sometido unos y otros, con eres, cajas negras, viajes a Panamá, visitas a los centros de ocio de Venezuela e Irán deberíamos de abrir los ojos y la mente para cerrar cualquier vía de acceso a la gobernabilidad de quien no luche por la unión de nuestro país, por nuestros intereses, por nuestra tranquilidad , por nuestra libertad de ver la vida de color de rosa pero intercambiando los cristales cuando nos plazca.

Es hora de implantar un ¡BASTA! general, de exigir una devolución del futuro pan de nuestros hijos que se lo han comido en un pasado pluscuamperfecto y en salvaguardar la unión, nuestra unión, de estos profesionales “ trileros” de la política de nuevo cuño con raíces de bigote recortado, bigote moscovita o bigote anti kurdos, ellos amantes del pelo en el labio superior lo afeitaban para encajar mejor la máscara de gas.