Sábado, 16 de diciembre de 2017

Jesús Fonseca: la palabra positiva

El nuevo libro de artículos del periodista Jesús Fonseca, ‘Gacetillas humanísticas’, es objeto de comentario del colaborador de SALAMANCArtv AL DÍA

Pilar Fernández Labrador, Jesús Fonseca y Alfredo Pérez Alencart

Nada de lo humano me es ajeno

Con especial gusto leo y releo el libro Gacetillas Humanísticas del periodista Jesús Fonseca Escartín publicado en coedición por Editorial Verbum y Trilce Ediciones en 2015. El autor se pasea por el alma del español y la realidad de estos tiempos de dificultad y crisis para proponer una reflexión sensata y optimista, alejada de los pesimistas por oficio y conveniencia

Reivindica el autor los conculcados derechos del hombre común, del ciudadano de a pie, “de las pequeñas gentes corrientes y molientes, oscuras y sencillas… que son las que en verdad las que aúpan, día tras día, la convivencia y el progreso. Y dan de comer a tanto diletante”.  De allí su apuesta por la sociedad civil organizada, la genuina y verdadera que no es ciertamente una ONG de papel, web y e-mail.

Igualmente, Fonseca exige respeto para los políticos de oficio y vocación, tan vilipendiados por tirios y troyanos, a estos efectos recurre a las palabras del Papa Francisco: “os recuerdo que la política es una de las formas más altas de la caridad porque ayuda al bien común”. Excelente reclamo en tiempos en que los partidos son considerados familias gansteriles y los políticos unos bandoleros corruptos que sólo actúan en función de sus propios intereses. Recordemos que todo puede ser peor y que la política, la buena política, es por definición la búsqueda del consenso, del entendimiento entre diferentes, y no necesariamente la de la unanimidad; visionario el escritor sentencia: “Aparecen los salvapatrias, con su promesa de un ministerio de la felicidad y otras camelancias y, en un santiamén, lo encanallan todo, convirtiendo la democracia en trasiego de ganado”.

Insiste Fonseca en la necesidad de más optimismo y buen humor, su palabra es positiva y esperanzadora ante el fatalismo que con frecuencia se instala en los españoles, dice el periodista: “Ni todo está perdido, ni todo nos perderá, por más que caminemos por la cuerda floja… No nos castiguemos a nosotros mismos más de la cuenta…No será lamiéndonos nuestras heridas como saldremos adelante”.

Mucho y bueno hay en estas gacetillas altamente contemporáneas y nutritivas. En estos tiempos calamitosos de guerras fratricidas, de dificultades económicas, de sordera política, de darle la espalda al prójimo, de saltarse a la ligera la ética en los negocios y en el gobierno, más que pertinentes son las reflexiones de Jesús Fonseca, quien afirma que todo esto tiene arreglo: “Pero lo primero que hay que hacer es dejar claro es que esta no es sólo una época de cambios, sino un cambio de época que supera manuales de derecha e izquierda”.                 

 

Enrique Viloria Vera

Reportaje fotográfico de Jacqueline Alencar