Viernes, 15 de diciembre de 2017
Las Villas al día

Interesante experiencia cultural en la zona de Las Villas

VILLORUELA | Se trató el tema de la mimbre y su cultivo, la elaboración de productos, la comercialización y las técnicas, usos y costumbres en torno a esa cultura identitaria

El programa ‘Provincia creativa’, fruto de la colaboración entre la Diputación de Salamanca y la Universidad de Salamanca, ha recalado este fin de semana en la comarca de Las Villas con el proyecto piloto ‘Intersecciones de la memoria’, elaborado desde el Instituto de las Identidades (IDES) con la colaboración de los profesores de la USAL Julián Bécares, Arsenio Dacosta y José Antonio Martín Herrero y la coordinación del director del IDES, Juan Francisco Blanco, y gestionado por el Voluntariado del SAS de la USAL.

El proyecto persigue lograr esas intersecciones en la memoria de las gentes que vivieron modelos sociales y culturales muy distintos a los actuales por medio de estudiantes universitarios voluntarios. Realizar prospecciones en la sociedad tradicional del medio rural, a través de varios de sus perfiles es el objetivo de este proyecto que se ha puesto en marcha este fin de semana en Villoria y Villoruela con resultados muy satisfactorios para los estudiantes, los profesores y el IDES.

En Villoruela, y en colaboración con el Ayuntamiento, en cuyos locales se reunieron dos grupos de trabajo con los profesores Bécares y Dacosta, se trataron dos temas. Por una parte, la mimbre y su cultivo, la elaboración de productos, la comercialización y las técnicas, usos y costumbres en torno a esa cultura identitaria de Villoruela.  Por otro lado, los estudiantes dieron un repaso al ciclo vital, las costumbres tradicionales desde el nacimiento hasta la defunción, en sus prácticas y creencias antiguas.

La jornada del sábado, a lo largo de la cual tuvo lugar esta experiencia, resultó enormemente enriquecedora tanto para los voluntarios universitarios como para los vecinos que participaron de manera desinteresada en la iniciativa.

El grupo de trabajo tuvo la oportunidad de visitar la iglesia, el museo del mimbre y el convento de Santa María la Alto.