Jueves, 14 de diciembre de 2017

Ciudadanos ve en Herrera "un presidente en retirada que no acaba de retirarse"

Desde que sufrió en carne propia el rodillo parlamentario del grupo popular, Ciudadanos ha dejado de ser el partido complaciente que permitió la investidura de Juan Vicente Herrera. El veto del PP a la mayor parte de las comparecencias que había solicitado en la comisión sobre la “trama eólica” marcó un antes y un después en las relaciones entre ambos partidos, a partir de ese episodio cada día más deterioradas.

Además de hacer piña con el resto de la oposición en las dos comisiones parlamentarias de investigación, el portavoz de Ciudadanos, Luis Fuentes, ha cambiado radicalmente el tono y contenido de sus preguntas al presidente de la Junta, que han dejado de ser inocuas para convertirse en dardos envenenados. En el último pleno de las Cortes Fuentes arremetió con inusitada dureza contra la controvertida Ordenación del Territorio que tantos quebraderos de cabeza viene proporcionando al gobierno Herrera.

Por si no era evidente ese desmarque de Ciudadanos, el diputado al Congreso por Salamanca, Pablo Yáñez, a la sazón uno de negociadores del acuerdo de investidura, se ha despachado en los últimos días contraJuan Vicente Herrera, al que imputa “dejación de funciones” y ve como “un presidente en retirada, pero que no termina de retirarse”. Para el diputado, mientras el Gobierno de España “está en funciones, el de la Juntadirectamente no funciona”,

Yáñez acusa a Herrera de haber abandonado el liderazgo del PP en Castilla y León, permitiendo que se haya abierto una guerra entre todos aquellos que aspiraran a sucederle. “Cada vez es mas difícil llegar a acuerdos con ellos porque uno no sabe a quien se tiene que dirigir”, afirma el diputado, quien recuerda que “a punto de cumplirse el primer año de legislatura, estamos esperando que la Junta lleve a las Cortes el primer Proyecto de Ley”. Por ello reclama a Herrera que “asuma el liderazgo y se ponga a gobernar”, dando cumplimiento a los compromisos incluidos en el pacto que hizo posible su investidura.

Todo lo cual, piensa “El topillo”, no deja de ser una confesión de parte de quienes ahora lamentan que el cheque en blanco otorgado en su día por Ciudadanos haya permitido al gobierno Herrera seguir gobernando exactamente igual que cuando tenía mayoría absoluta. Va a resultar que Yáñez, Fuentes y compañía fueron unas almas de cántaro que no sabían con quien se estaban jugando los cuartos…