Lunes, 11 de diciembre de 2017

La Junta responde a Montoro que Castilla y León no tiene margen para recortar

El ministro reclama un plan de ajustes en quince días y Valdeón le acusa de “pedir imposibles”

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, ha manifestado a sus consejeros en la reunión semanal del Consejo de Gobierno que no se puede recortar en prestaciones básicas para cumplir el objetivo de déficit exigido por el Gobierno de Mariano Rajoy, con el que comparte carné del PP.

Castilla y León casi ha duplicado del margen de déficit del 0,7% del PIB que el Ministerio de Hacienda exigía a las comunidades para 2015, situándose en el 1,33%. Rosa Valdeón, vicepresidenta de la Junta y portavoz del Ejecutivo autonómico, ha señalado que era un objetivo «imposible», que las comunidades soportan el 33% del gasto de las administraciones y que el Gobierno les adjudicó en el reparto del déficit la mitad. «Es algo irracional», ha precisado.

Ahora el ministerio que dirige Cristóbal Montoro reclama a las autonomías incumplidoras que le remitan en un plazo de quince días un plan económico-financiero con los ajustes necesarios para hacer frente a esa demasía de números rojos en el cierre de 2015 y que diga qué partidas del presupuesto de 2016 van a catalogarse como no disponibles.

«Ya no se puede ajustar más, la mayor parte de nuestro presupuesto son servicios esenciales básicos, Sanidad, Educación y Servicios Sociales y no les vamos a negar esas prestaciones a los ciudadanos», ha advertido la vicepresidenta. «Que nos diga el ministro de dónde podemos quitar y el 80% de nuestro gasto son servicios esenciales. ¿Va a dejar el señor Montoro de atender a enfermos? Castilla y León, no», ha remarcado Rosa Valdeón.

La vicepresidenta ha asegurado que si el 0,7% de objetivo de déficit era inasumible en 2015, más imposible de cumplir el es ajuste hasta el 0,3% que el Gobierno ha asignado a las comunidades autónomas este año 2016.

Valdeón ha achacado, además de a la falta de corresponsabilidad del Gobierno en el cumplimiento del objetivo de déficit, a la insuficiencia de los fondos que llegan a Castilla y León desde las arcas ministeriales con el modelo de financiación autonómica. «El que parte y reparte se queda con la mejor parte», ha resaltado la responsable autonómica en referencia al ministro, antes de recordar que la consejera de Hacienda se abstuvo en la reunión que fijo ese objetivo de déficit. A preguntas que por qué no votó en contra Castilla y León, Valdeón ha respondido: «Aunque el voto hubiera sido un no, nos hubiera dado igual».

Fuente El Norte de Castilla