Sábado, 16 de diciembre de 2017

El nuevo rocódromo municipal impulsará el entrenamiento de la escalada deportiva

El concejal Enrique Sánchez-Guijo, y el director general de Deportes de la Junta, Alfonso Lahuerta Izquierdo, visitaron las instalaciones del barrio de Tejares

Momento de la visita de las autoridades al rocódromo del Lazarillo de Tormes

La ciudad de Salamanca cuenta ya con un nuevo rocódromo municipal para la práctica de escala deportiva en el pabellón Lazarillo de Tormes, en el barrio de Tejares, gracias a la colaboración entre el Ayuntamiento de Salamanca y la Junta de Castilla y León.

Se trata de una nueva instalación deportiva que pretende dar respuesta a la demanda latente que existía para la práctica y entrenamiento de la escalada deportiva.

Las obra y el equipamiento del rocódromo ha supuesto una inversión de cerca de 35.000 euros financiación por ambas entidades (43% el Ayuntamiento y 57% la Junta de Castilla y León).

El concejal de Deportes, Enrique Sánchez-Guijo, quien acompañado del director general de Deportes de la Junta de Castilla y León, Alfonso Lahuerta Izquierdo, ha visitado hoy el nuevo rocódromo, ha destacado la importancia de la puesta en marcha de esta instalación al ser la primera cubierta de titularidad municipal.

Ha subrayado, además, que se trata de un espacio deportivo completo para el entrenamiento en iniciación y perfeccionamiento de esta disciplina deportiva con diferentes zonas para el trabajo en función de los niveles.

El panel escalable tiene una superficie de 77 metros cuadrados y está dividido en dos granes sectores: bulder y rocódromo. El primero cuenta con una superficie de 21 metros con una zona de entrenamiento de iniciación con una pared de 3’5metros de largo y 3 metros de altura vertical, y otra zona de perfeccionamiento con desplome, de iguales dimensiones que la de entrenamiento. En el caso del rocódromo, de 21 metros cuadrados de superficie, cuenta con una zona de iniciación, de 4’5 metros de largo y 3 metros de altura, y otra con desplome de 2 metros de largo y 8 metros de altura.

En su base consta de una superficie con colchonetas quitamiedos en la zona de caída, para la completa seguridad de los usuarios. Cabe señalar que el rocódromo está situado en la zona de graderío por lo que pueden utilizarse simultáneamente la zona de escalada y la pista deportiva.

Para hacer uso de este espacio las personas interesadas deberán estar autorizadas con un carné creado al efecto. La solicitud para este carné puede recogerse en el propio pabellón municipal, en la sección municipal de Deportes, situada en el polideportivo de La Alamedilla, y en la web del Ayuntamiento (Deportes/instalaciones/rocódromo de Lazarillo).

Con motivo de la apertura al público del rocódromo el Ayuntamiento ha organizado para hoy una jornada divulgativa en la que han estado presentes técnicos de la Federación de Deportes de Montaña y Bomberos de Salamanca para realizar exhibiciones, tanto de rescates en altura, como de escalada. También han asistido alumnos de instituto de enseñanza Mateo Hernández y del colegio Buenos Aires, además de vecinos de la zona y miembros de la asociación de mayores de Buenos Aires que acuden regularmente a hacer actividad física a este pabellón.

Fotos: Ángel Arroyo