Viernes, 15 de diciembre de 2017

La USAL sigue creciendo en el extranjero con el ambicioso proyecto SIELE

Las universidades de Buenos Aires (Argentina) y Autónoma de México, junto con el Instituto Cervantes, impulsan este Servicio Internacional

Firma del convenio que impulsa el SIELE

Los rectores de las universidades de Salamanca, Buenos Aires (Argentina) y Autónoma de México, Daniel Hernández Ruipérez, Alberto E. Barbieri y José Ramón Narro, respectivamente, y el director Instituto Cervantes,  Víctor García de la Concha, han firmado este martes el acuerdo básico del Proyecto SIELE (Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española).

Centros de examen en todo el mundo

El SIELE se pondrá en marcha a comienzos del próximo curso académico. Habrá centros de examen en todo el mundo, pero durante los tres primeros años se implantará especialmente en tres países: Brasil, donde está previsto que en ese periodo de tiempo haya 120 centros de examen que cubran el 81% del territorio; en Estados Unidos, donde existirán 100 centros de examen con una cobertura del 70%; y en China, con 60 centros de examen y cobertura del 61%.

Las previsiones iniciales establecen un mínimo de 300.000 candidatos anuales que se elevarán a 750.000 en el plazo de cinco años.

El proyecto ha sido creado de forma conjunta por el Instituto Cervantes, presente en 90 ciudades de 43 países y que constituye la más importante organización internacional dedicada a la enseñanza del español; la UNAM, que es la mayor universidad del mundo hispánico y que dispone del prestigioso Centro de Enseñanza para Extranjeros (CEPE); y la Universidad de Salamanca, fundada en el siglo XIII y que ya en 1929 creó los cursos internacionales.

Examen electrónico

El examen constará de cuatro pruebas que se corresponden con las distintas actividades comunicativas de una lengua: Comprensión de lectura, Comprensión Auditiva, Expresión e interacción escritas y Expresión e interacción orales. El interesado podrá inscribirse en el examen completo o en una o varias de las pruebas de forma independiente.

A diferencia de otras pruebas que certifican el dominio del español, en el SIELE tanto la inscripción como el examen se realizarán por medios electrónicos y conexión en línea. En un futuro, los ejercicios tendrán carácter adaptativo, por lo que el sistema elegirá las tareas que tiene que realizar el examinando en función de las respuestas que este proporcione.

La calificación de las pruebas de Comprensión de Lectura y de Comprensión auditiva será automática e inmediata. Las pruebas de Expresión e interacción escritas y de Expresión e interacción orales serán evaluadas mediante escalas de calificación por expertos acreditados. En el caso de reclamaciones, así como para la gestión de la calidad del servicio, un segundo calificador llevará a cabo la corrección de la prueba. Para poder atender las reclamaciones y hacer un seguimiento de las calificaciones de la prueba oral, todas se grabarán en audio.

El examen SIELE se realizará por medio de un sistema de cita previa en centros de examen autorizados de los cinco continentes a lo largo de todo el año. Los resultados se obtendrán en un máximo de tres semanas. Si el examinando ha realizado el examen completo, recibirá un certificado, mientras que si se ha inscrito únicamente para alguna de las pruebas, se le proporcionará un informe con las calificaciones. La validez de los certificados será de dos años.

Las pruebas las crearán equipos de expertos de larga trayectoria en la elaboración de exámenes certificativos, pertenecientes al Instituto Cervantes, la UNAM y la Universidad de Salamanca. Se trata, pues, de un ejemplo de cooperación entre instituciones del ámbito hispánico para ofrecer un sistema de evaluación único que incorpora todas las variedades del español.

Variedades del español

El SIELE prestará especial atención al tratamiento de las distintas variedades lingüísticas del español. Los textos de lectura y las audiciones incorporarán las diferentes variedades geográficas de la lengua estándar, mientras que en la producción escrita y oral de los examinandos se admitirá toda norma hispánica.