Lunes, 18 de diciembre de 2017

José Amador Martín, un fotógrafo-poeta que suma pasiones

Mariza Bafile, desde Nueva York, ha solicitado una muestra antológica de sus imágenes
Una de las fotografías de José Amador Martín que se verán en Nueva York

Un fotógrafo que suma pasiones desde una postura razonada, meditando y esperando el momento para cazar la imagen necesaria, no cualquiera que se le cruce mientras camina por Salamanca y su provincia. Un fotógrafo-poeta; y no porque sus capturas fotográficas realmente sean inmejorables propuestas poéticas, sino también porque escribe hondísimos versos de amor a su ciudad, esta capital del Tormes que sabe donarle sus mejores encantos.

Me refiero a José Amador Martín, un fotógrafo que rebalsa humildad cuando de su propia obra se trata. Así es mejor, que sean otros quienes expresen la emoción que genera la visión de sus propuestas: belleza de los horizontes donde casi siempre se perfila la morada de Unamuno y Fray Luis de León; o los campos y la naturaleza de esta parte de la vieja Castilla y León; o el agua y la Luz en todas sus tonalidades, desde su nacencia hasta el crepúsculo; o frutas dispuestas junto a un botijo, sencillas como un imponente bodegón; o figuras geométricas que se captan por el paisaje urbano; o personas como sombras deambulando por la noche, recorriendo algún recóndito rincón o callejuela del centro histórico de su ciudad que es orgullosamente provinciana y, a la vez, notoriamente Universal.

Cierto es que viviendo uno en Salamanca no es imprescindible viajar para orbitar por el mundo, pues el mundo viene a ella desde hace muchos siglos: gentes de todas partes recorren sus arterias y confluyen en su mismo corazón, la Plaza Mayor de todos los encantamientos. Por ahí está Amador, distante y cercano a la vez: en ocasiones conviene la lejanía y en otras casi el tacto…

Pues ahora Mariza Bafile, desde Nueva York, ha solicitado una muestra antológica de las fotografías que con tanto sigilo ha venido acopiando José Amador Martín. Y me alegra que aparezcan en ‘ViceVersa’, una revista que destila rigor y calidad: así se juntan los que trabajan por comunicar pensamientos y emociones, belleza y también desazón social… Me consta que esta revista tiene un magnífico equipo liderado por Mariza Bafile. Y en cuanto a la sección de Imagen, que es la que nos convoca, Flavia Romani destaca por sus aciertos propios y los de sus colaboradores.

He querido hablar sobre el magisterio de un fotógrafo que cuenta entre sus publicaciones el invaluable libro ‘Salamanca, ciudad interior’ (Desván Editorial, Salamanca, 2015), una magna Arca donde ha acopiado una porción de sus más emblemáticas fotografías sobre su ciudad. Pero ahora, para esta propuesta que solicita ‘ViceVersa’, se acrecienta con imágenes inéditas que trascienden el espacio acotado de la urbe.

Vuelen estas fotografías hacia Nueva York y, desde allí, a otras muchas latitudes desde donde, los visitantes a esta exposición digital, podrán apreciar el fruto de varios años de un silencioso trabajo que ahora nos vocea, como queriendo traducir en palabras esa hermosura capturada por mi buen amigo José Amador Martín.