Sábado, 16 de diciembre de 2017

Cartas de los lectores

El Padre Putas

Tanto escándalo por lo del \"Padre Putas\", parece mentira la hipocresía actual ante el oficio más antiguo del mundo. Las (y los, que también los hay) que se dedican por necesidad de comer ellas y los suyos son motivo de mi compasión, pero también existen las/los que lo hacen hasta por gusto y eligiendo, que de todo hay. Pero forrado debió estar el que recibió la concesión de la Casa de Mancebía del Arrabal, de manos del Príncipe Juan, hijo de los RR. CC., García de Albarratigui, en 1497 según Fernando de Araujo en su libro \"La Reina del Tormes\", a los que los salmantinos, más bien el ayuntamiento se opuso y se sacó a subasta (como iba a permitir el ayuntamiento perder unos maravedies) y se pago por el mismo 10.000 maravedies por la concesión más otros 15.000 maravedies anuales por la misma. Y estuvo en el Arrabal del Puente donde se hacen las ferias o \"do dixzen los Barreros\", esquina al huerto del mesón de Gonzalo Flores. Ósea, cerca de la iglesia de la Santísima Trinidad Vieja, entre esta, y la entrada desde el otro lado del Tormes al puente romano. Ya ven como ahora, y entonces era muy buen negocio. Y el ayuntamiento y autoridades, entonces...como posiblemente ahora, las únicas pegas que ponían era sacar su tajada. Lo del Padre Putas, fue en cierta manera meterse con la Iglesia, pues, como dije, el mandamás del lugar era un laico. Ahora, que la primera vez que explicas a un extranjero el origen de la fiesta nos mira como si estuviéramos locos o fuéramos verdaderos herejes.