Martes, 12 de diciembre de 2017

Castilla y León es la tercera región de España que menos residuos recoge

El hábito de reciclar tiende a empeorar en todo el país, sobre todo con los plásticos

Las empresas gestoras de residuos urbanos recogieron 21,8 millones de toneladas de basura en 2013, un 2,7% menos que en el año anterior

La generación de basura es algo inherente al ser humano y un problema que ha ido creciendo, especialmente en las grandes ciudades y sobre todo con los materiales no biodegradables. El reciclaje surgió, junto con la reutilización y la reducción, como una de las mejores soluciones frente al impacto ambiental del ser humano y fue, a finales de los años 80, cuando llegó el reciclaje moderno y, en los años 90, lo hizo la legislación específica sobre residuos y separación de los mismos.

Y es que se trata de toneladas de basura, de 467,6 kilos de desechos por persona al año. En la media española, la de Castilla y León es menor. En la comunidad, la recogida de residuos urbanos es de 406,5 por habitante y es, solo por detrás de la Comunidad de Madrid y de Galicia, la autonomía con menor gestión de los desechos urbanos. Y además ha descendido. En total ha pasado de más de 1.248.900 toneladas en 2011 a 1.018.900 en el año 2013, que es el último ejercicio que recoge el Instituto Nacional de Estadística en el trabajo que acaba de hacer público. En los últimos ejercicios conforme ha bajado el reciclaje ha subido, lógicamente la recogida mezclada; aunque el tratamiento final de las basuras crece el 1,4% en un año.

Según datos nacionales, las empresas gestoras de residuos urbanos recogieron 21,8 millones de toneladas de basura en 2013, un 2,7% menos que en el año anterior. Y de ellos, 17,9 millones correspondieron a los mezclados y 3,9 millones a los de la separada.

Los principales residuos que se recogieron de forma separada correspondieron a papel y cartón (25,1% del total), restos animales y vegetales (21,5%) y vidrio (18,3%), según los datos nacionales.Los resultados de este análisis estadístico revelan un empeoramiento en el hábito de tirar en contenedores distintos el papel, la madera, los envases mixtos y, sobre todo, los plásticos y una mejora en lo que respecta a la basura doméstica, restos de comida y en las pilas.

En cuanto a las diferencias por comunidades, Andalucía fue la autonomía que más residuos urbanos recogió en 2013, con 4,6 millones de toneladas, seguida de Cataluña con 3,6 millones de toneladas y Madrid con 2,3 y Navarra, con 278.500 y La Rioja, con 130.000, fueron de las que menos. Respecto de la recogida de residuos por separado, fue en Cataluña donde mayor cantidad de papel se obtuvo (262,4 miles de toneladas); así como de vidrio (154,7 miles) y de envases mixtos (124,4 miles de toneladas).

Las empresas de tratamiento de residuos, tanto de origen urbano como ajenos a este entorno, gestionaron 45,5 millones de toneladas en 2013; lo que supuso un 1,4% más que en el año anterior. El 96% de los tratados correspondieron a la categoría de no peligrosos. En concreto, se intervino en 43,7 millones de toneladas, un 1,3% más que en 2012. Además, los residuos peligrosos alcanzaron los 1,8 millones de toneladas, un 2,9% más que en 2012.

Del total de basuras, el 55,3% se destinó al reciclado, el 37,4% al vertido y el 7,3% a la incineración. En el citado año 2013 se reciclaron 25,2 millones de toneladas de residuos en España. Las principales categorías fueron los metálicos (9,6 millones de toneladas), papel y cartón (4,7 millones) y animales y vegetales (2,5 millones).

Fuente El Norte de Castilla