Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Béjar al día

La belleza de ‘la Piedad’ arranca cánticos de devoción de los fieles

BÉJAR | ‘La Sentencia’ precede a la salida del paso de Nuestra Señora de las Angustias

Procesión de Nuestra Señora de las Angustias

La procesión de Nuestra Señora de las Angustias, pone en la calle el grupo escultórico más importante del patrimonio bejarano, una Piedad de autor desconocido cuya atribución se divide entre quienes piensan que es de Alejandro Carnicero, discípulo de Gregorio Fernández, de la Escuela Castellana y quienes consideran que pertenece a Martínez Montañés, de la Escuela Sevillana. Otros opinan que cada una de las dos imágenes que la componen pertenece a un autor diferente, dándole mayor calidad escultórica a la delicadeza de la figura de María.

La obra, pintada en acuarela es especialmente sensible a la lluvia, por lo que hoy los bejaranos han podido disfrutar de una procesión que no puede realizarse todos los años.

La salida del paso de la iglesia de Santa María ha ido acompañada de la voz de José María Oso, un tenor acordeonista que le ha cantado una pieza de la zarzuela La Dolorosa, titulada La Roca fría del Calvario, arrancando aplausos al finalizar su interpretación pese a la solemnidad del momento.

El Equipo de Gobierno y el Grupo Municipal Tú Aportas, Béjar, han cerrado la comitiva detrás de las autoridades eclesiásticas, representadas por el párroco de Santa María y El Salvador, Félix Pérez y por Guillermo Gómez, pregonero de la Semana Santa de este año. Así mismo, una representación de la cofradía de la Santa Vera Cruz, ha acompañado a la Hermandad, en esta procesión que constituirá uno de los últimos actos del 25 aniversario de su fundación.

Cuando la procesión ha llegado a la Plaza Mayor, desde el balcón del Ayuntamiento se le ha cantado el Ave María de Shubert y Mariano Plaza, ha tocado con su saxofón ante la Virgen y su hijo.

La comitiva ha continuado en la fría noche bejarana hasta llegar a la Plaza de la Piedad, donde todos los presentes le han cantado una Salve y desde un pequeño altar sobre el que descansaba una pequeña figura de un Nazareno, se han leído los nombres de los hermanos de la Cofradía de Jesús Nazareno y Nuestra Señora de las Angustias, fallecidos en el último año.

Esta procesión ha sido precedida en la tarde de Jueves Santo, por la escenificación de La Sentencia, una teatralización que representa el procesamiento de Cristo y su condena a muerte. Un acto que se realiza este año por segunda vez y en el que la novedad más significativa ha sido la incorporación de un nutrido grupo de soldados romanos, encabezados por un centurión, que han desfilado por la Calle Mayor, hasta la Puerta la Villa, donde han dejado clavado el Edicto que ha convocado al pueblo.

La representación se ha llevado a cabo en tres escenarios, uno en las escaleras de la iglesia de San Gil, otro en las escaleras de la iglesia de El Salvador y por último, la simbólica crucifixión en la Puerta de la iglesia de Santa María.

Ver más imágenes: