Domingo, 17 de diciembre de 2017

Entre Puentes Vivir en Democracia Plena

“Todo se vende este día, todo el dinero lo iguala. La Corte vende su gala, la guerra su valentia; hasta la sabiduria vende la Universidad”. ¡verdad!.

(Gongora)

ENTRE PUENTES

VIVIR EN DEMOCRACIA PLENA

Durante estos cuarenta años de democracia  he aprendido y deducido, que algunas de las personas que se presentan para ser elegidas en los cargos públicos en listas cerradas de las elecciones locales, regionales, nacionales y europeas, no son todo lo éticas, inteligentes, dignas, honradas, y patriotas para que la tolerancia cero sea un acto democrático contra corruptos,  delincuentes, mentirosos y otros especímenes de mala laya. Defensores a ultranza de la verdad, de las normas y de la Constitución Española, no están obligados a presentar su Currículo vitae, o haber pasado por una rigurosa selección civil, aprobado algún concurso de oposición empresarial etcétera, con el fin de poder acceder a estar en dichas listas electorales. “Currículo” y pruebas de acceso que se exigen para poder optar a cualquier cargo público sometiendo a los participantes a un concurso de oposición en igualdad de condiciones, declarándolas aptas para tomar posesión de los cargos públicos. Se debería exigir, que las personas elegibles que deseen participar en las elecciones, locales, provinciales, regionales, nacionales y europeas, con el objetivo de ocupar cargos públicos, por medio de la elección en listas cerrada, mejor sería para la soberanía nacional elegirlas con libertad de decisión y elección en listas abiertas, pero esto parece que no interesas a los de la “casta política”, menos aún, a la  “partitocracia”.

Todos sabemos que estas personas tienen el carácter de trabajadores al servicio de la soberanía nacional. Pero en la realidad, se les ha permitido, por ignorancia,  por desidia, por ineptitud, de la soberanía nacional, que estas personas, trabajadores, se consideren omnímodas y hagan actos y decisiones, locales, provinciales, regionales,  nacionales, europeas  o internacionales, sin que la soberanía nacional haya sido consultada, sin que su negligencia, su temeridad, su tráfico de influencias, su despilfarro, su creación de empresas públicas ruinosas, construir aeropuertos, centros comerciales, palacios de congresos no necesarios produciendo además gastos al erario de la soberanía nacional,  de los aumentos en los precios de empresas Iberdrola, la banca, Endesa, Telefónica,… no tengan reflejo en la norma para que su irresponsabilidad del tipo que sea,  sea sancionada o condenada por los Tribunales de Justicia, previa presentación por la soberanía popular, persona, grupo o partido político de la denuncia o querella contra la persona presuntamente violadora de la norma, con hechos, pruebas derecho, jurisprudencia y la Constitución Española, como la base de la democracia.

Por todo ello es emergente modificar o hacer una nueva Ley Electoral, donde la soberanía nacional, haciendo el uso de su Derecho, pueda elegir con libertad  a sus representantes en Listas abiertas, dejándoles que  tenga la posibilidad de equivocarse al elegirlas, estando inscritas en las listas de su  distrito de residencia, con el único objetivo de mejorar la Democracia, que sin ninguna duda, se producirá, al acercar la persona elegida a sus votantes  y además, estás personas elegibles se regirán por una normativa específica, que les impedirá pertenecer a las citadas listas, de no tener las siguientes condiciones:

 Tener un  “Currículo vitae”, donde conste que tienen y han tenido cargos de responsabilidad pública o privada, han sido concejales, diputados, funcionarios, licenciados en alguna rama social, cargos de responsabilidad en la empresa privada y demás. 

 No haber tenido, ni tener antecedentes penales, ni causas sociales que demuestran que no son personas éticas, inteligentes, dignas, honradas, patriotas, defensoras de la verdad, las normas, la Constitución Española, con respeto a  los símbolos de España,  y a su unidad, teniendo tolerancia cero, para con todos los delincuentes, sin exclusión de ningún tipo, sean o no sean afiliados a su partido político.

 De pasar estos requisitos anteriores u otros no citados, podrá ser considerada persona elegible, pero cesará voluntariamente del cargo público, de ser elegida, desde el mismo momento que incumpla algunos de los apartados anteriores, sean o no sean ciertos. De no hacerlo de buena fe, será cesado automáticamente por los responsables administrativos y de obligarlos a recurrirlo ante los Tribunales de Justicia, correrá con todos los gastos judiciales y extrajudiciales de todas las partes integrantes en su denuncia o querella.

 Cuando la denuncia o la querella contra la persona sean falsas, basada en la sentencia de los Tribunales de Justicia, la persona denunciada o querellada en falso estará obligada a presentar denuncia contra las personas que emitieron dicha falsedad, ante los juzgados o tribunales de justicia competentes. Ello redundará en su beneficio al poder incorporarse a su cargo público y, volverá con todos sus derechos,  siendo indemnizado por las persona/s que lo denunciaron o se querellaron con falsedad con las pérdidas económicas  sufridas al abandonar su cargo público hasta que se incorporó de nuevo, acrecido por el daño personal y de su honor, cantidad que se acordará de buena fe entre las partes, que será publicada la sentencia en todos los medios de comunicación privados o públicos. De tener que recurrir la indemnización en cuanto al daño a su honor ante los Tribunales de Justicia, el "indemnizador" correrá/n con todos los gastos judiciales y extrajudiciales de todas las partes integrantes en su demanda, denuncia o querella. Otro requisito esencial es: no haber estado nunca subvencionado ni su persona, ni el grupo o partido político por el que se presenta por ningún estado, asociación, lobby, grupo o partido político. Cesando en el momento de descubrir el engaño, estafa o fraude de ley, siendo sancionado o condenado al igual que la persona/s responsable/s de la presentación en la lista de la candidatura. Si el elegible lo es para el cargo de presidente del gobierno, además tendrá un aval económico de más de un millón de euros, estando  sometidos todos los años, a la ley de transparencia de su patrimonio al entrar en la política y al salir de la misma, realizada por el Tribunal de Cuentas.

Hay cosas de un sentido común, contundente. Cosas, que apenas cuestan nada poner en marcha. Cosas que deberían estar más claras que la luz del día. Cosas que nos harían más libres, menos desconfiados, mas íntegros y más justos, seriamos sin duda todos, mucho mejores personas, mejores políticos, mejores patriotas y sobre todo: lo justo no sería cosa de lo que le interese al más fuerte.- ¡No se crean amigos lectores que es tan difícil-¡¡Es simplemente tener la firme voluntad de querer!... ¿Qué porque no han querido, ni quieren?...Pues ya lo ven. O, no…

    Fermín González Salamancartvaldia.                    (Blog Taurinerías)