Lunes, 11 de diciembre de 2017

Formación continua

La formación continuada es un proceso de enseñanza permanente y necesaria que actualiza y mejora los conocimientos de los profesionales. La Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud, reconoce la importancia de la Formación Continuada para mejorar la calidad del proceso asistencial y garantizar la seguridad del usuario.

Todos los Centros Sanitarios y Hospitales deben diseñar Planes de Formación Continuada en función de los objetivos estratégicos del Hospital. Si bien es cierto que en la mayoría de hospitales de nuestra comunidad existen estos planes, no es menos cierto que muchos de ellos adolecen de efectividad, prevaleciendo la cantidad a la calidad.

Parte de los cursos que se desarrollan salen de la nómina de los trabajadores que dedican una parte del sueldo en formación. Estos cursos se ofertan a todos los profesionales sanitarios y no sanitarios, pero también hay que destacar que muchos de estos cursos, sobre todo, los de mayor relevancia, se ofertan a los “jefes” desarrollándolos en horas de trabajo, mientras que para el resto de trabajadores tiene que hacerlos en sus horas libres cambiando o doblando turnos porque el hospital no concede días libres para formación, norma que se salta el Complejo Asistencial de Salamanca, y que es de obligado cumplimiento, pues la formación está considerada como tiempo de trabajo  y se debe adaptar al horario laboral. 

Muchos de estos cursos se diseñan y planifican desde los despachos, muy alejados de los lugares de trabajo. Son cursos rápidos, con metodologías  carentes de articulación entre la teoría y la práctica que no se adaptan a la realidad y tampoco cumplen las expectativas. Cursos de utilidad nula que se han convertido en negocio muy lucrativo para algunas personas.

Recientemente la nueva Gerente del Complejo Asistencial de Salamanca, en algunas de las reuniones que ha mantenidos con responsables de los servicios, les han hecho saber la importancia de la formación continuada y la investigación y que se debe trabajar en esa línea. Desde luego estoy totalmente de acuerdo, es fundamental para el desarrollo de los profesionales, pero también es preciso señalar  que resulta difícil hacerlo cuando se nos ponen tantas dificultades en nuestro trabajo diario. La actual situación de presión asistencial y precariedad laboral, que conoce sobradamente la Gerente, está condicionando nuestra vida laboral, familiar y personal, incluso nuestra salud, como lo demuestran las altas tasas de bajas laborales que registra el Complejo Asistencial de Salamanca, y encima, ante semejante escenario, la Gerente se despacha con “un elocuente discurso” que refleja su falta de sensibilidad y seriedad, diciendo que hagamos formación e investigación, eso sí, fuera de las horas de trabajo. ¡No insulte nuestra inteligencia señora!