Lunes, 18 de diciembre de 2017

Tutorial del coste aproximado de los sueños

Hoy es mi cumpleaños, y al echar la vista atrás me doy cuenta de que estoy hecho un tronco. Lo digo porque llevo plantado en Salamanca desde que nací. En el mismo lugar pero sin la misma gente, que de aquí se marchan todos. Quedan pelados los colegios sin ramas verdes ni pajarillos cantores, dejando el futuro sin sol.

Despoblación de Salamanca (fuente Ayto Salamanca)

Ahora que soy cargo público, ¿estoy obligado a poner soluciones al sufrimiento de las madres por los rapaziños que volaron? Antes de que me exijan nada, he de advertirles como garante de su confianza que cuidadín con la maldición de la momia de tutankamón.

Esto lo comento porque soñar es gratis, pero los sueños de los políticos salen por un ojo de la cara. Pasa en todas las democracias (por algún tipo de gen ancestral) que por muy libre que sea el voto siempre se termina eligiendo de alcalde… al faraón.

Y como lo que le va al faraón es gastar, cuando en las calles ya no quepan más rotondas ni estatuas en las plazas, al final querrá dirigir la inversión hacia algo de provecho y dar empleo.

Pero habrá que escoger en qué, que nombre ya existe: plan de excelencia.  Se crearán comisiones, y delegaciones comisionadas, y subcomisiones subdelegadas dependientes. Y todas se repoblarán con los sobrinos de los primos de los primos, que cuando sales elegido la familia se reproduce como ladillas. Perdonen el mal gusto, pero es que manda huevos.

En alguna parte de este laberinto se llegará seguramente a alguna parte. Pero no nos vamos a enterar, porque los primísimos decidirán entre todos consensuar el siguiente descubrimiento:

RESULTADOS INCONCLUYENTES

Para trascender el sino del común del pueblo de tener que responder algún día en juicio de lo que quede mal hecho, decidirán escurrir el karma pasándoselo a una consultora independiente para que haga un informe vinculante. Así se contrata con el único primo del mundo que te quedaba de autónomo, y que tiene una tienda de esquís, para más señas la única del pueblo, que luego sabrán por qué. Se le da un chorro de pasta. Y de la nada te monta una multinacional con sede en un trastero, y contrata por whatsapp a los colegas. Estos que saben velar por su salario se descargarán por Internet la guía práctica del negocio seguro. De lo requisitos se leen al menos dos:

A) Que haya demanda.

B) Con poca competencia.

 Se decide finalmente… construir una estación de esquí en un secarral de Valladolid. Si creen que me lo invento tiren de hemeroteca.

¿Se combate el primismo des-la-bo-ra-ti-zan-do? Perdonen el palabro, que no consigo pronunciarlo ni yo. Quería decir, ¿trasvasando desde el laboratorio a las grandes mentes de la ciencia? No, porque  si nos pasamos al otro extremo y cambiamos a un faraón por un astrofísico, en vez de un aeropuerto sin aviones, en Castellón tendríamos Cabo Cañaveral. No parece éste un remedio mejor que un crece pelos. Aunque otra cosa sería seleccionar a los ¡mejores gestores!

 En Ciudadanos no somos hijos únicos, pero tampoco necesitamos séquitos. Si con menos nos sobramos, es porque fuimos al colegio y aprendimos que de sabios es saber copiar lo que no se sabe. Por eso nuestro programa fusila con las cosas que funcionan.  

 Soy fan de la naturaleza. Por eso les propongo que politizemos como una abejita al primor de la primavera. Máxime cuando España es la quinta potencia mundial en creadores (¿les sorprende?), exiliados en su totalidad, claro, por razones políticas. Flor hay de sobra, que los de aquí de un palo inventamos la fregona.

 Inauguremos por fin la octava maravilla: un mirador desde  el que se contemple el mundo entero. Una obra de ingeniería tan exótica como un Ojo de Ra pero que es una simple conexión a Internet.  En Israel, por ejemplo, han sabido sacar un proyecto exitoso para el desarrollo de I + D + i, ¿qué les parece si le echamos un vistazo? Lo que es absurdo es tirar a la basura el ojo de la cara, que son 200.000 del ala lo que nos cuesta formar a cada rapaz que acaba la universidad. El talento no debería regalarse.

Para vacunar la democracia de primismo, primero hay que dejar de hacer el primo con el voto. Supongo que estarán de acuerdo con esto.

Gracias por sus felicitaciones de cumpleaños.

 

Fernando Castaño Sequeros, afortunado concejal de la ciudad donde siempre he existido.