Domingo, 17 de diciembre de 2017

El PP quiere que todas las gasolineras estén atendidas al menos por una persona

El Grupo Popular en las Cortes de Castilla y León propone que se las obligue por ley

El portavoz del Grupo Popular en las Cortes en Economía y Hacienda, Salvador Cruz

El Grupo Popular ha anunciado este martes que planteará una iniciativa parlamentaria para que se obligue a que todas las estaciones de venta de combustible en Castilla y León estén atendidas mientras permanezcan abiertas y en horario diurno por al menos por una persona, con lo que se podrían crear 200 nuevos puestos de trabajo y evitar el riesgo de que proliferen los centros no atendidos.

Con esta iniciativa, que se materializa como proposición de ley para la modificación mediante un artículo único del Estatuto del Consumidor de Castilla y León, aprobado en marzo de 2014, se pretende mejorar la protección de los derechos de los consumidores y usuarios al favorecer las reclamaciones y demandas, facilitar el acceso a este servicio de personas con discapacidad, aumentar la seguridad y protección del medio ambiente y aumentar el empleo al evitar que gasolineras atendidas pasen a estar desatendidas.

El portavoz del Grupo Popular en las Cortes, Carlos Fernández Carriedo, esgrimió estos argumentos en la presentación, en rueda de prensa, de la proposición de ley, que confió en que concite el acuerdo del resto de formaciones de la cámara y que se pueda aprobar cuanto antes. «Ese es nuestro deseo», precisó durante la comparecencia de prensa, en declaraciones recogidas por la agencia Ical.

Fernández Carriedo manifestó que existen 1.300 estaciones de servicio de venta al por menor en Castilla y León, de las que 60, en su mayoría en polígonos industriales, no están a tendidas por un trabajador, a la vez que calificó de «cálculo muy prudente» la creación de 200 empleos, dado que habrá al menos una persona en distintos horarios y festivos.

«Si no se regula, puede ir a más», argumentó en relación a que uno de los objetivos de la propuesta, en la que Castilla y León no es pionera, porque se ha empezado a regular ya en otros territorios, es evitar que estaciones ahora atendidas dejen de estarlo por ahorro de la empresa y proliferen más servicios sin un trabajador.

La aprobación en 2013 de la ley de Medidas de Apoyo al Emprendedor y de Estímulo del Crecimiento y de la Creación de Empresas regula la liberalización de la instalación de estaciones de servicio de carburantes en polígonos industriales, así como en otras zonas, con la posibilidad de funcionar a través de mecanismos autonáticos. Este hecho está provocando la proliferación de estaciones de servicio de carburantes no atendidas, loq ue genera problemas en los derechos de los consumidores y usuarios, a las personas con discapacidad a la hora de acceder a este servicio, al medio ambiente ante el tipo de productos que se suministran y, finalmente, al empleo vinculado al sector.

Fuente El Norte de Castilla