Jueves, 14 de diciembre de 2017
Alba de Tormes al día

La cofradía de la Cruz y del Amor se reinventa para seguir ganando adeptos

ALBA DE TORMES | Como novedad este año, la procesión del Miércoles Santo finalizará en la Plaza Santa Teresa
Cerca de 150 cofrades componen la hermandad

La Cofradía de la Cruz y del Amor de Alba de Tormes, más conocida por ser la cofradía de los jóvenes, vive intensamente los últimos ensayos de cara a las procesiones de la Semana Santa 2016, y de manera aún más intensa de cara a su gran día, el Miércoles Santo, en el cual procesionarán por las calles de la villa ducal.

Aunque la Semana Santa comenzó para esta cofradía ya el Domingo de Ramos con la salida de los más pequeños de la hermandad acompañados por los mayores, estarán presentes en varios actos religiosos más de la Semana Santa albense. El Martes Santo acompañarán al Cristo de la Salud en la procesión del Vía Crucis, leyendo en cada una de las catorce estaciones y portando la cruz pesada.

Con la llegada del Miércoles Santo, llegará el gran día para la cofradía. A las 22:30h, y partiendo desde la Iglesia de San Juan, tendrá lugar la procesión de la Cofradía de la Cruz y el Amor. Como novedad este año, habrá un cambio en el itinerario, finalizando la procesión en la Plaza de Santa Teresa. El itinerario será el siguiente: San Juan, Arco, Edades del Hombre, Puerta del Río, Padre Cámara, y Plaza de Santa Teresa.

Llegada la procesión a la altura de la Iglesia de San Pedro, los dos pasos que porta la cofradía; San Juan Evangelista y Virgen de la Esperanza, al igual que todos los cofrades, se girarán hacía la iglesia y realizarán una reverencia como parroquia del pueblo que son. El otro momento significativo será la finalización de la procesión en la Plaza de Santa Teresa, donde se producirá la retirada del caperuzo por parte de los cofrades, dejando a la vista su rostro penitente. Asimismo, realizarán una reverencia al paso de la Virgen de la Esperanza y pasarán por debajo de las andas de la imagen de San Juan Evangelista.

“El Miércoles Santo es el día de nuestra cofradía. Es un día que se lleva preparando todo el año y el trabajo es plasmado durante esa noche”, afirma Beatriz Briñón, presidenta de la cofradía.

Los actos continuarán el Viernes Santo con la procesión del Santo Entierro. En ella la congregación abrirá la procesión portando sus dos pasos característicos. La Semana Santa finalizará para ellos el Domingo de Resurrección, cuando los cofrades, sin capirote y segmentados por sexos, portarán; en el caso de los chicos la imagen de Jesús Resucitado y en el de las chicas la imagen de la Virgen de la Alegría.

Cerca de 150 cofrades componen la hermandad

Alrededor de ciento cincuenta personas conforman la Cofradía de la Cruz y el Amor segmentados por grupo según su edad. Cincuenta y tres cofrades mayores de catorce años, sesenta y ocho cofrades de edades comprendidas entre cero y catorce años, teniendo el más pequeño seis meses, y en torno a treinta antiguos cofrades.

Una cofradía donde los más pequeños son un pilar fundamental de la misma, tal y como puede verse en la importancia que tienen durante el transcurso de las procesiones. Un claro ejemplo se daría durante la procesión del Miércoles Santo, en la cual lo más pequeños portan la cruz y dos cojines; uno con una rosa, y el otro con la página del Evangelio de San Juan en la que estando Cristo clavado en la cruz entrega a María a San Juan.

Una cofradía con casi treinta años de historia

Esta cofradía fue fundada en 1988 por un grupo de jóvenes apoyados por el antiguo párroco albense y actual vicario general de la Diócesis de Salamanca, Florentino Gutiérrez. Se declara en sus estatutos fiel seguidora de la Iglesia Católica y como consecuencia de ello, tratará de impulsar toda realidad que contribuya al pleno reconocimiento y realización de la persona humana.

En la actualidad su junta directica está formada por su Presidenta; Beatriz Briñón, Vicepresidente; Raúl de Arriba, Secretario; Isaac Santos, Tesorera; Sofía Durán, y tres vocales; Jorge Jiménez, María Nieto y Ainara de Sales. Se encuentra abierta a todos los públicos, previo pago de una inscripción de 10 euros anuales, los cuales son destinados a sufragar gastos internos de la propia cofradía.