Domingo, 17 de diciembre de 2017

“La circulación es un caos y la preocupación es latente”

La guinaldesa Carmen Sánchez trabaja allí como asistente social desde hace más de dos décadas

Los atentados convirtieron en un caos el corazón de Europa

“La circulación es un caos y la preocupación es palpable entre la población belga, tras los atentados acontecidos a primera hora de la mañana del martes en Bruselas”, según ha afirmado en declaraciones a la cadena Cope la guinaldesa Carmen Sánchez, que lleva más de dos décadas trabajando como asistente social en la capital belga.  

En una extensa entrevista en Cope, Carmen Sánchez se muestra serena y confiada con los estados europeos en su lucha contra el terrorismo, aunque no esconde su preocupación por el fanatismo yihadista.

Carmen Sánchez se enteró de los atentados de la mañana del martes a través de una llamada desde España, concretamente de Antena 3, que quería recabar testimonios de españoles en la capital belga una vez se conoció la noticia de las primeras explosiones en el aeropuerto de Bruselas. En ese momento, según ha relatado a Cope, Carmen Sánchez se disponía a coger su vehículo para dirigirse a trabajar, en esta ocasión, al sur de Bélgica, donde tenía una reunión.

Tras intervenir en Antena 3, se puso en marcha, viendo algunas consecuencias de las explosiones en el aeropuerto: al ir por la autopista se encontró con un coche de policía circulando en sentido contrario, por lo que tuvo que echarse un lado, y vio cortada la salida de la autopista hacia el aeropuerto (ella vive relativamente cerca del aeropuerto, que esta a su vez cerca de la sede de la OTAN en la capital belga).

En su labor como trabajadora social, uno de los lugares donde desarrolla su acción Carmen Sánchez es el barrio de Maelbeck, triste protagonista en los últimos meses ya que fue allí de donde salieron los terroristas que cometieron los atentados del pasado mes de noviembre en París. Entre las acciones que desarrolla allí, da clases a mujeres magrebís, enseña a montar en bici y también imparte folclore charro, su gran afición (la apodan ‘La Molinera’).

Desde su posición, Carmen Sánchez también presta ayuda a españoles, por ejemplo, cuando hace dos años Bélgica empezó a aplicar una legislación por la cual debían abandonar el país aquellos extranjeros que llevaran tres meses sin encontrar un trabajo. Además, también ha sido una de las promotoras de una tienda solidaria llamada Episol.

Fuente: Cope