Lunes, 11 de diciembre de 2017

La insensatez y la desfachatez

Nadie quiere quedar como “pringado” e insensato y cargar con las culpas de la ingobernabilidad actual y que le acusen de haber bloqueado la investidura.

Todos se empeñan en apelar a los otros a la “sensatez” para pactar con ellos. Martínez Maíllo, vocero principal del PP, lo hace a Sánchez (PSOE) para que llegue a la sensatez de pactar con el PP, de cara a una posible investidura de Mariano Rajoy. Aunque, por lo visto, el presidente pepero no tiene mucha prisa en llamar a Sánchez para hablar de ello. Muchos analistas políticos y medios de comunicación, todos conservadores por supuesto, aseguran que “no hay más posibilidad real de gobernabilidad que la  gran coalición PP, PSOE y C´s para conducir a España por la senda de las reformas y el constitucionalismo”. Ahí es ná, como dicen los más castizos, pero eso parece que no lo quiere ni el PSOE ni millones de españoles.

Pablo Sánchez, y sus acólitos portavoces socialistas, lo intentan con Pablo Iglesias (Podemos y sus confluencias). El líder del PSOE confía en que se impondrá el sentido  común y habrá pactos con los podemitas. Aunque todos sabemos que el PSOE quiere imponerles ese pacto blindado, y así en un ultimátum, forzarían a Podemos y a UP-IU a abstenerse, al menos. Y Podemos, por su lado, apela al PSOE de Sánchez para un pacto de la izquierdas, del cambio, más progresista, sin C´s, pero con las confluencias, Compromís,  e UP-IU y la abstención segura de otros partidos. Algo no cuadra en estos llamamientos mutuos cuando todos apelan a lo mismo y hay acuerdos para todo que valen para todo quisqui. El caso es que nadie quiere quedar como “pringado” e insensato y cargar con las culpas de la ingobernabilidad actual y que le acusen de haber bloqueado la investidura.

¿Quién es el insensato? Mariano Rajoy parece una cacatúa que chapurrea siempre lo mismo cuando le hablan de acuerdos de gobierno: “Yo he ganado las elecciones, y el que las gana debe ser el presidente del Gobierno”. Y de ahí no sale, y si quieren pactos es con el PSOE, con el contador a cero, y C´s solo sería un invitado de piedra, una mera comparsa. Es a Pedro Sánchez al que quiere lanzar un órdago, un ultimátum, con cuatro medidas de chichi nabo para que le apoyen. Que no señor Rajoy, que se lo han dicho mil veces, que con usted y con el PP, nada de nada. Que ustedes siguen manteniendo a corruptos en puestos clave del partido y no tienen remordimiento de los brutales recortes que nos impusieron y de la precariedad laboral que domina en la clase trabajadora. Para salvar los trastos éticos y las desvergüenzas, el PP abre expediente informativo a Rita Barberá  y a sus concejales, investigados en la Operación Taula por el supuesto blanqueo de capitales en el PP de la región valenciana. A pesar de los claros informes de la policía, Rita Barberá se libra de la imputación, de milagro por ser senadora aforada. En Valencia se desayunan todos los días con un nuevo caso de corrupción que mayoritariamente salpica a los políticos del PP ¿Esa investigación del Comité de Derechos y Garantías del PP hará decidirá algo más que meras palabrerías?

Tampoco en el PSOE están para tirar cohetes con los casos de los ERES andaluces (ya están declarando en los juzgados los expresidentes investigados Chávez y Griñán). Y el caso más reciente de Gómez Besteiro que por fin tuvo que dimitir de todo, aunque le costó lo suyo (primero como aspirante a presidente de la Junta gallega y después como secretario general de los socialistas gallegos).

En C´s también corren vientos de limpieza ética a políticos en concejalías y en la Asamblea de Madrid por presunta corrupción, cohecho y mentiras.

Y en Podemos, además de la crisis con las mareas y sus confluencias por la (des)confianza en el liderato de P. Iglesias, ha brotado un lucha enconada entre pablistas y errejonistas. O sea, entre rupturistas y pactistas respecto a los acuerdos de gobierno con el PSOE. Y en medio, inclinando la balanza para Iglesias, están los “anticapi”, más radicales y antipactistas que nadie en Podemos. Algo más que meras desavenencias con luchas internas y purgas de las clásicas, de puro estilo “pecero” soviético de los viejos tiempos. Pablo Iglesias se la está jugando en transparencia, liderazgo y transversalidad electoral. Mientras, Errejón y los suyos permanecen, estratégicamente, escondidos y callados.

Otro ejemplo de desfachatez e insensatez de gobernabilidad es la del presidente en funciones, Rajoy, y su gobierno, que con argucias y trucos pseudo jurídicos y de argumentos de patio de escuela, no se somete al control parlamentario. Eso es un gran desprestigio que se hace a un Parlamento, democrático y legítimo, salido de las urnas. En Europa, empiezan a preocuparse de esta postura de niños mal criados, enfadados, Mariano Rajoy y sus ministros, por rechazar dar explicaciones en el Congreso de los Diputados.  En la CE no llegan a creérselo, por la desfachatez de esta actitud tan antidemocrática de un partido político europeo. Y luego, desde el PP, hablan de falsas democracias, como la de Venezuela o Bolivia, que si se saltan las leyes a la torera, que si gobiernan con formas poco democráticas ¿Y aquí, el PP en funciones, qué hace?

Y para rematar tanta insensatez de las instituciones gubernamentales europeas, diremos que no hay más desfachatez e indecencia política que el acuerdo con Turquía para deportar a todos los nuevos inmigrantes irregulares (sean refugiados políticos o no) ¿Y los que están ya en Europa? ¿Y dónde han ido a parar los que iba a recibir España? En los últimos seis meses, según Médicos sin Fronteras, solo 19 refugiados de 17. 500 que el Gobierno de Rajoy prometió acoger La Unión Europea ha perdido la humanidad y sus políticos la vergüenza.