Lunes, 11 de diciembre de 2017

Convento de las Isabeles

Me escudo tras la niebla, el “bardo” acompañado de un grupo numeroso se acerca a “Las Isabeles”, comienza  su versión sobre la historia y leyenda del convento:

Fundado este convento en 1438 por el obispo Sancho  López de Castilla a iniciativa de Dª Inés Suarez de Solís, que fue la primera abadesa.

Es consagrado a Santa Isabel de Hungría.

¿Pero quién era Dª Inés Suarez de Solis? Una mujer conquistadora de las Nuevas Españas, nace en Plasencia en 1507 y fallece en Santiago de Chile, en el año de gracia de 1580.

Se casa en Málaga, queda viuda al poco tiempo de contraer nunpcias,  en la soledad de su viudez, decide conocer nuevos horizontes… parte hacia “Las Españas”, cuenta treinta años -edad avanzada para su época- Llegada a” los Nuevos Estados” se une a Pedro de Valdivia, entablan relaciones, primero de amistad, luego pasión y amor; fiel compañera, le ayuda en todas las expediciones que Pedro de Valdivia emprende por tierras chilenas.

Es la primera mujer europea que llega a Chile, hembra de gran valor y fortaleza, que llegado el momento, no duda en enfrentarse a Michimalonco año 1541, cuando éste quiere asaltar Santiago, aprovechando la ausencia del gobernador. Los cronistas, la describen “mujer de gran por su ímpetu y crueldad”, no dudando en hacer decapitar a los indígenas que tomaba prisioneros, con el fin de amedrentar a los atacantes.

Su vida con el conquistador duró hasta que Maldivia fue sometido a juicio en la ciudad de Lima, acusado entre otras cosas de mantener relaciones extramatrimoniales con Inés, la pena impuesta: llevar a las Nuevas Tierras a su esposa, a Inés la casara con Rodrigo de Quiroga, gran y fiel capitán.

Noto como la gente sigue interesada ésta historia propia de novela. Valdivia estaba profundamente enamorado de Inés, no duda en concederle varias encomiendas y estancia, siendo esposa de su capitán, a partir de entonces la “dama” comienza una vida plena de piedad, hace numerosas obras de caridad, y cuando el fallecimiento estaba cercano, hace testamento, parte del inmenso capital que posee, lo emplea en construir el templo de la Merced y la ermita de Montserrat en Santiago de Chile.

Hasta aquí la historia de la primera abadesa de Las Isabeles

El convento de Salamanca, se fundó en casas que pertenecieron a la Orden de los Templarios. -¡Cuidado al subir escaleras!-, ya estamos dentro, contemplamos que es de una sola nave, con una Capilla Mayor, donde se encuentran varias tumbas de la familia Solis. La decoración es gótica, y varios retablos nos recuerdan a Santa Isabel de Hungria, no sabemos a ciencia cierta quién lo pintó, aunque se atribuye a Nicolás Florentino -así es conocido en España-, aunque su nombre sea Nicolo Delli, nacido en Florencia en 1413 y fallecido en Valencia en 1470, fue un pintor muy activo en España, realizó el retablo de la Catedral Vieja, a la vez que pintó el cascarón del ábside.

 Si tienen la oportunidad de admirar dicha pintura, verán escenas del Juicio Final, ¡fíjense! puede estar inspirada en el Orcagna del cementerio de Pisa

Otras pinturas a tribuidas a éste pintor, son los frescos del Presbiterio de la Catedral Vieja, la Tabla de Santa Isabel de Hungría y la Epifanía de la Sala Capitular de la Catedral de Valencia.

Poco más puedo destacar,  a parte del artesonado del Coro Bajo de estilo  morisco, considerado el más antiguo de la ciudad charra. La bóveda de la iglesia, es de estilo neogótico, proyectada por Santiago Mariscal, para sustituir el artesonado anterior que estaba en mal estado.

En los años 70, la parte del convento que daba a la C/ Zamora fue derribada, sobreviviendo la iglesia, en cuya fachada se encuentran los escudos de los linajes de Solís, Rodríguez y Varillas.

Escuchaba murmullos de la gente,  había impactado la historia novelesca de Inés, la niebla cubrió las palabras, y nada mas pude escuchar, allí quedaba “el Bardo” a buen seguro esperando otras gentes a las que  poder relatar mágicas historias de la bella ciudad salmantina.