Jueves, 14 de diciembre de 2017

Un cerezo para recordar la tragedia medioambiental de Fukushima

El 11 de marzo de 2011 se registró un terremoto seguido por un tsunami que tuvieron efectos devastadores en Japón

El árbol se plantó en una zona ajardinada de la calle Gutenberg / Foto de Alejandro López

La plantación de un cerezo en la calle Gutenberg ha servido para recordar la tragedia medioambiental de  Fukushima, ya que un 11 de marzo como el presente, pero en 2011, se registró un terremoto seguido por un tsunami que tuvieron efectos devastadores en los 6 reactores de la central nuclear de Fukushima-Daiichi y en otros 8 reactores de Japón.

El terremoto ya produjo graves daños en los reactores de Fukushima-Daiichi y el tsunami vino a completar la destrucción de equipos vitales para la seguridad, lo que desembocó en una masiva fuga de radioisótopos, sobre todo yodo y cesio.

El acto estaba promovido por Ecologistas en Acción y la Asociación de Vecinos Zoes.

Fotos de Alejandro López