Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Béjar al día

La Santa Vera Cruz se une al histórico espíritu solidario de las cofradías

BÉJAR | La pulsera solidaria podrá comprarse al precio de un euro en cualquiera de los actos programados por la Cofradía durante la Semana Santa

De i. a d. David Hernández, Manuel Bruno, Miguel Pérez

La Cofradía de la Santa Vera Cruz, siguiendo las indicaciones del Papa Francisco que ha declarado 2016, Año de la Misericordia, y animados por su párroco Miguel Pérez, va a acompañar sus actos de Semana Santa con una iniciativa solidaria, que consistirá en la venta de pulseras y la recogida de alimentos no perecederos a favor de Cáritas Interparroquial.

El presidente de la Cofradía, David Hernández, ha explicado que  los cofrades son muy conscientes de las necesidades que vive el país y el entorno concreto de Béjar, por lo que quieren ayudar a paliar los efectos de esta crisis con esta iniciativa. Ha añadido que la adquisición de la pulsera, al precio de un euro,  y la entrega de alimentos, por la que también se hará entrega de esta pulsera, podrán hacerse al inicio de cualquiera de los actos que la Santa Vera Cruz tiene programados para Semana Santa, en la sede de la Cofradía, situada en el llamado Parapeto, donde se guardan las imágenes de los pasos procesionales o en la misma iglesia de San Juan.

Manuel Bruno, presidente de Cáritas Interparroquial ha agradecido la colaboración, señalando que desde Cáritas se organizan al año dos campañas importantes, una en Navidad y otra el Día Nacional de Caridad que coincide con la celebración del Corpus, pero recuerda que las necesidades surgen durante todo el año. También ha añadido que aunque se diga que se está saliendo de la crisis, las capas de la sociedad a las que se atiende desde esta institución, no lo han notado y cree que la mejoría tardará en llegar para ellos.

Se ha mostrado su indignación, aprovechando para señalar que las necesidades de Béjar parecen quedarse pequeñas ante el drama humanitario de los refugiados en las puertas de Europa, sin que los gobiernos hagan nada, calificando al mundo occidental de “pura mentira”, por no atender a quienes huyen de una guerra, “ciudadanos normales, que tenían trabajo, formación, negocios, y una forma de vida que se han visto obligados a abandonar para salvar la vida” y que Europa ha relegado a campos de concentración en condiciones infrahumanas.

Ha explicado que tanto desde Cáritas, como desde otras organizaciones, se han puesto a disposición para ayudar, en la medida de sus posibilidades, en la acogida a estos refugiados, y llevan esperando desde antes del verano de 2015, alguna respuesta que no llega. Añade que no se han cumplido los mínimos porcentajes acordados en las reuniones de Bruselas y son los gobiernos los que tienen que dar el primer paso y regular las entradas en el país, para que después sean distribuidos y las organizaciones puedan ayudar cumpliendo con su deber humanitario y que aunque se están llevando a cabo acciones aisladas, “que a alguien llegarán”, están descoordinadas y no van resolver el problema.

Miguel Pérez, párroco de la iglesia de San Juan,  ha declarado su apoyo a la iniciativa de la Santa Vera Cruz, recordando el espíritu solidario que históricamente ha movido a las cofradías y que aunque se había perdido, se ha vuelto a recuperar en los últimos años. Ha explicado que en el lugar en el que la Vera Cruz tiene su sede y donde actualmente se guardan las imágenes, antiguamente los cofrades velaban a las personas de Béjar que morían sin familia, acompañándoles con hachones hasta su última morada, acudiendo siempre a la llamada del necesitado.