Miércoles, 13 de diciembre de 2017

La tendencia a accidentarse

La consulta de un hombre de mediana edad sobre una posible tendencia a accidentarse detectada por el médico de su empresa nos permite  describir este síntoma más frecuente de lo que se cree, y variado tanto en el nivel de gravedad, como en la edad de los sujetos y en el ámbito donde tiene lugar.

PREGUNTA

 

De toda la vida he sido una persona poco hábil manualmente y esa falta de habilidad siempre la he considerado la causa de pequeños accidentes que siempre he tenido: manejando alguna herramienta, o pintando una pared, o subiéndome a una escalera, con alguna frecuencia he tenido accidentes de poca importancia. Pero en los últimos años, en mi empresa, he tenido varios accidentes seguidos, aunque no graves. Los he achacado al ritmo en general demasiado rápido con el que hacemos las tareas ( trabajo en un almacén). Pero el médico de la empresa me ha dicho que sería bueno consultar a algún psicólogo. Por eso escribo. ¿Cree que no son casuales estos accidentes?

RESPUESTA

La propensión o tendencia a accidentarse es un síntoma que hace años se investiga y se trata en psicología y psicopatología del trabajo, pues está demostrado que la mayor parte de los accidentes de trabajo se dan en una parte muy concreta de la población, que llamamos poliaccidentados, porque suelen tener varios accidentes.

Pero no solo en el mundo adulto del trabajo se da este fenómeno de la tendencia a tener accidentes: en muchos niños también aparece este síntoma de inseguridad o inestabilidad, en amas de casa, durante sus trabajos domésticos, o en la conducción de vehículos; las empresas de seguros también comprueban en sus estadísticas que algunos conductores se accidentan con mayor frecuencia que la mayoría.

La explicación de esta tendencia a accidentarse no es para el especialista  la ausencia de habilidades manuales u otras habilidades motrices. Salvo raras excepciones esta tendencia a accidentarse tiene que ver con la existencia de una conflictividad emocional, que se expresa a través de esta conducta; la tendencia a la accidentabilidad puede ser una manera de llamar la atención, o autoagresiones inconscientes del accidentado. En los casos más graves se esconden estados depresivos latentes, que pueden estar en la base de  esos accidentes. En la exploración psicológica además de la naturaleza y frecuencia de los accidentes también ha de analizarse el ámbito donde se dan estos accidentes y la relaciones interpersonales del sujeto con su grupo, laboral, familiar o ambos.

Francisco Delgado. Dr. en Psicología. francisco.delgado3@gmail.com Tf.:923-603348.