Domingo, 17 de diciembre de 2017

La Plurinacionalidad es un engaño y una mentira nacionalista

En el programa electoral del Partido Podemos aparece como un elemento fundamental la idea de la Plurinacionalidad de España y en consecuencia la existencia dentro de España de naciones políticas soberanas que tienen el derecho a decidir su futuro, lo cual implica en buena lógica conceder el derecho de secesión a cualquier nación soberana que lo solicite.
Este planteamiento es no solo un disparate político, sino lo que es más grave una muestra evidente de la ignorancia de los políticos de Podemos.
Como especialista en movimientos nacionalistas tengo que señalar que una cosa es la nación cultural caracterizada por una lengua propia y un historia peculiar y la nación política que se confunde con el Estado y que es la única que detenta la soberanía. Tener una cultura propia y una historia distinta no significa necesariamente convertirse en un Estado independiente.
 En el mundo existen cientos de lenguas diferentes y multitud de etnias distintas y sin embargo, la mayoría no constituyen un Estado soberano, es más la mayoría de los Estados europeos mantienen en su seno comunidades culturales diferenciadas dentro de un único Estado, por ejemplo Gran Bretaña, Alemania, Hungría o Rumania.
En Estados Unidos, crisol de razas y culturas, existen comunidades irlandesas, alemanas, suecas, italianas o hispanas, cada una con su propia lengua y su historia diferente, sin embargo la soberanía corresponde en exclusiva a Estados Unidos y al conjunto de sus ciudadanos, no reside en cada una de esas naciones culturales.
La idea de que España es poco menos que una “realidad virtual”, que lo que existen son las naciones de Cataluña, País Vasco, Galicia y Castilla, la defendieron los nacionalistas conservadores de la LLiga Catalana ya a finales del siglo XIX y esta idea ha sido repetida por Convergencia Democrática de Cataluña en reiteradas ocasiones, frente a esa propuesta se levantó siempre tanto la izquierda(Socialistas y Anarquistas), como los Republicanos de Alejandro Lerroux.
Entre los mitos extendidos por los nacionalismos está la idea de que la Nación existe desde el principio de los tiempos, con una lengua, una historia, una religión y una etnia definidas, por ello los catalanes dicen que la Nación Catalana tiene más de Mil años remontándose a los Condes de la Marca, los nacionalistas vascos se dicen descendientes de Tubal, hijo de Abraham y por otra parte, el Franquismo siempre defendió que España como nación desciende de la unión matrimonial de los Reyes católicos. Esas afirmaciones míticas son sencillamente falsas porque el concepto de Nación es de la Revolución Francesa en 1789 y la mayoría de las Naciones Estado existentes en Europa son del siglo XIX productos del liberalismo y del romanticismo( Gran Bretaña, España, Alemania, Italia, Francia, Bélgica,  Grecia, etc).
La idea de la Plurinacionalidad de Podemos es una evolución del concepto federalista del catalán Francisco Pi y Margall, presidente de la Primera República española, cuya posición política condujo a la guerra cantonal en 1871. 
Hoy en día , ni siquiera Suiza es propiamente un país Confederal y el Federalismo de hoy se basa como en Alemania y Estados Unidos en una descentralización administrativa y política con tendencia a una igualdad de sus regiones o Lander que no toca para nada la soberanía del conjunto de los ciudadanos alemanes o norteamericanos.  Aceptar el principio disparatado de Plurinacionalidad para España significa sencillamente dinamitar España, su historia común y la integración secular de culturas y lenguas diferentes en el mismo ámbito político. 
España no es una realidad virtual, es un país mestizo donde conviven lenguas, culturas e historias diferentes dentro del imperio de las leyes democráticas y de una Constitución que en uso de su soberanía se han dado todos los españoles.