Lunes, 18 de diciembre de 2017

Castilla y León pierde tres jóvenes entre 25 y 29 años por cada 1.000 habitantes

Desciende un 6,84% el número de menores de 30 años con trabajo en el último año

[Img #575802]

Castilla y León sigue perdiendo población joven y los que consiguen emanciparse están por debajo de la media nacional. Son datos del último informe del Consejo de la Juventud de España que revelan que la población joven de la Comunidad presenta una tasa de emancipación, del 18,9%, inferior a la media España. También son menos los que se independizan por falta de medios económicos, factor que limita el acceso al mercado de la vivienda con un 65,5% de la población de 16 a 29 años que carece de ingresos. La frágil posición de los jóvenes frente al mer­cado laboral se refleja también en que sólo el 51,8% de los menores de 30 años parti­cipa activamente en el mercado laboral y el 34,5% está trabajando.

El 56,8% de los jóvenes menores de 30 años de la Comunidad tiene estudios se­cundarios postobligatorios o superiores y el 35,5% de la población joven de menos de 30 años que no cursa estudios está emancipada. Sin embargo, sólo el 6,9% de los que siguen formándose han logrado vivir por su cuenta. Por nivel de estu­dios, son las personas jóvenes con estudios primarios o sin estudios las que con más frecuencia han empren­dido la emancipación, el 30,8%.

La estimación de datos de 2015 sobre movimientos mi­gratorios muestra que Castilla y León ha tenido un au­mento de la población de 16 a 24 años a consecuencia de los flujos migratorios con el extranjero; de 2,7 per­sonas por cada 1.000 habitantes en este tramo de edad. Sin embargo, el balance de los movimientos migrato­rios entre la población de 25 a 34 años se ha saldado con una pérdida de población de 3 activos/as por cada 1.000 habitantes entre 25 y 29 años y de 2,7 personas por cada 1.000 residentes de 30 a 34 años. Es destacable el peso de la emigración de personas jóvenes de na­cionalidad española que en la Comunidad representa el 42,4% del total de emigración de personas de 15 a 29 años y el 54,4% de la emigración en el tramo de edad de 30 a 34 años.

Castilla y León es la segunda comunidad que más activos jóvenes de 30 a 34 años ha perdido a consecuencia de los flujos migratorios entre regiones y la comunidad con el tercer saldo migratorio interautonómico negativo más abultado en el tramo de edad de 16 a 29 años. Han sido más las personas jóvenes que han emigrado a otras comunida­des que las que han decidido establecerse en Castilla y León provenientes de otras regiones de Es­paña. Esta pérdida de población ha estado condensada entre la población joven de nacionalidad española y se ha concretado en 10,5 personas menos por cada 1.000 habitantes de 16 a 29 años y 10,6 activos/as menos por cada 1.000 residentes de 30 a 34 años.

En el último año, el número de personas jóvenes activas de menos de 30 años de Castilla y León ha descendido un 6,84%. En la actualidad, el 51,8% de la población de este tramo de edad participa en el mercado laboral, lo que representa la quinta tasa de actividad más reducida de España. La participación en el mercado laboral entre el colectivo joven de la comunidad se caracteriza por unas tasas de paro y empleo inferiores a la media de España.

La tasa de empleo entre la población de me­nos de 30 años es del 34,5%. Por contraste, la tasa de paro entre las personas de 16 a 29 años, del 33,4%, ha disminuido significativamente en los últimos doce me­ses, y en la actualidad se sitúa por debajo de la media de España. Un análisis más detallado de la evolución anual muestra que las mujeres jóvenes han sufrido una mayor exclusión del mercado de trabajo que los hombres de su misma edad, pronunciándose aún más la brecha entre hombres y mujeres jóvenes en la comunidad.

[Img #575788]