Lunes, 18 de diciembre de 2017

El salmantino Juan Tomás Martín reconoce ante el juez haberse llevado dinero de la Fundación Lorca

El ex diputado socialista, denunciado por la sobrina del poeta por apropiación indebida mientras ejercía como secretario

[Img #575654]

El salmantino Juan Tomás Martín, ex secretario de la Fundación Lorca, ha reconocido ante el juez que fue él quien se llevó el dinero, tal y como publica el diario IDEAL de Granada. Juan Tomás Martín, natural de Peñaranda de Bracamonte, fue diputado provincial del PSOE en Salamanca e impulsor del proyecto Salamanca Emprende.

Laura García Lorca, sobrina del poeta, delegó la captación y administración de los fondos públicos y privados para construir el Centro Lorca de Granada en Juan Tomás Martín, un gestor que finalmente acabó denunciado por ella el pasado verano por apropiación indebida de dinero. Cuánto ha estafado presuntamente el salmantino es una cifra que ha oscilado - se calculan ocho millones de euros pendientes de justificar- y está por determinar en distintas auditorias. El pasado martes, el imputado -de quien no se sabía nada desde que saltó el escándalo del agujero económico- declaró en un juzgado de instrucción de la Plaza de Castilla de Madrid, donde señaló que tiene su domicilio en una céntrica calle de la capital de España y confesó que "no puede precisar la cantidad exacta apropiada indebidamente, pero se puede sacar cuando se hagan las cuentas", según figura en el acta de la declaración judicial a la que ha tenido acceso IDEAL.

Entre los aspectos más sorprendentes de su relato, Juan Tomás Martín insistió en que tiene intención de reparar el daño en la medida de sus posibilidades y reconoció que abusó de la confianza que depositó en él la Fundación Lorca, presidida por la sobrina del poeta.

Cuántos millones de dinero público quedan por justificar debidamente y cuántos se han desviado ilegalmente no se esclareció en las diligencias previas, pero sí se arrojó luz sobre claves muy importantes. La sociedad privada Desarrollo, de Juan Tomás Martín - defendido por un abogado de oficio-, fue la inicialmente subcontratada - en 2003- por la Fundación Lorca para conseguir financiación y promover el centro con sede en Granada. Este último siempre ha dependido en última instancia del Consorcio integrado por la Diputación de Granada, el Ministerio de Cultura, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento, quienes encomendaron a la entidad presidida por Laura García Lorca la gestión de las obras.

Según Juan Tomás Martín, la sociedad Desarrollo - de la que él es el único responsable- y la Fundación Lorca suscribieron un acuerdo en el que se determinaba que un 4% de la financiación captada sería para el mediador. Además, en aquella época supieron que podían solicitar fondos europeos -para el 75% del inmueble y con el 25% de ayuda de la Junta de Andalucía-, pero que para recibirlos había que ejecutar primero el proyecto, así que se encargó de tener contacto con arquitectos. "Se firmó un contrato de coordinación del 4% y luego uno de asistencia técnica por el que cobraban 9.000 euros mensuales", figura en el acta de la comparecencia.

A preguntas del abogado del Estado, el hombre que "abusó de la confianza" de Laura García Lorca reconoció que 'falsificó' un contrato para subirse el porcentaje de ganancia. Y que lo aplicó no sólo a las subvenciones conseguidas por él, sino que se benefició de más margen en todos los ingresos obtenidos «y en base a los fondos europeos que querían obtener». La sociedad de Juan Tomás, quien reconoció ante el juez que no debió aplicar ese margen de beneficios a su favor en todas las operaciones financieras, participó en todas las gestiones, pero no pensó en cómo se pagarían después.

El salmantino narró ante el juez que aceptó el ofrecimiento de ser secretario de la Fundación Lorca y que los problemas del Ayuntamiento y de la Junta con los terrenos de la Plaza de la Romanilla hicieron que se terminara el plazo de tener todo listo para recibir las ayudas europeas, "por lo que, para no perderlo, la Fundación adelantó un dinero".