Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Béjar al día

Clase práctica de las alumnas del módulo de Patronaje y Moda del CIFP ‘Ciudad de Béjar’

BÉJAR | Las alumnas han podido conocer el proceso completo de tratamiento de la lana, desde que es recibida en fardos, hasta que la materia prima queda preparada para la hilatura

[Img #575621]Las alumnas del módulo de textil del Centro Integrado de Formación Profesional Ciudad de Béjar, acompañadas del director del centro, Manuel Álvarez-Monteserín y de su profesora, han visitado la fábrica  Manufacturas S.A. de Béjar, para conocer, de primera mano, el proceso de tratamiento de la materia prima, la lana, hasta llegar a convertirse en el hilo que finaliza en el tejido preparado para la confección.

Una clase práctica en la que han visto los fardos de lana virgen, tal y cómo llegan a la fábrica, el lavado en los leviatanes, el secado y el esponjado, después el cardado de la lana para eliminar todo tipo de impurezas y para paralelizar e individualizar las fibras con las que se obtiene un velo de carga y después, cintas de peinado, que mezcladas una y otra vez, van homogeneizando la cinta de peinado, para finalizar en un futuro hilo y tejido.

Las alumnas han podido observar la suciedad que genera esta fibra textil en sus primeros momentos, hasta llegar a la prenda confeccionada, viendo que por cada kilo de lana sucia, sólo se recupera el 30% de lana útil y otro 15%, a pesar de ser un desecho, se denomina puncha y sirve para relleno de fundas y material de aislamiento, el resto es todo suciedad y materia celulósica que el animal arrastra a lo largo de la vida.

También han podido ver cómo se aprovecha el agua de lavado, de la que se obtiene la lanolina, grasa que después se sintetiza en ensimajes (aceites suavizantes y antiestáticos que se utilizan en el propio proceso de hilatura), cremas de cara, componente de  betunes y para lubrificar la propia lana.