Miércoles, 13 de diciembre de 2017

Fernando Cardenal: “Soy dos veces jesuita”

[Img #575222]Dicen que una persona no muere del todo hasta que es olvidada. Esto debieron tenerlo muy claro los antiguos griegos pues elevaron la memoria a la categoría de divinidad. Mnemósine (en griego M) es la personificación de la memoria y madre, en unión con Zeus, de las nueve musas.

También hay quienes dicen que Fernando Cardenal, el sacerdote jesuita, miembro de la teología de la liberación y exministro de Educación de Nicaragua, falleció a causa de un paro cardíaco, pero todos se equivocan porque Fernando seguirá mucho tiempo más con nosotros dándonos ejemplo de vida. Una vida dedica al servicio, un actuar orientado siempre por sólidos principios de compromiso con los más desfavorecidos, con los más pobres, que le costaron ser expulsado de la Compañía de Jesús por su vinculación manifiesta y pública con la revolución sandinista de Daniel Ortega.

Nada de todo esto condicionó a Fernando que, tras abandonar sus responsabilidades al frente de una ejemplar campaña de alfabetización en la se movilización cerca de un millón de estudiantes, maestros, técnicos y profesionales de varias especialidades, logro reducir el analfabetismo en Nicaragua del 50% al 12%, siguiendo el método de la Pedagogía de Paulo Freire y obteniendo con ello un expreso reconocimiento de la UNESCO - Organización de las Naciones Unidas para la Educación y Diversificación, la Ciencia y la Cultura -, pues como decía, tras esta apasionante aventura humana, retomo su vocación y volvió a ser lo que siempre quiso ser, un jesuita de pleno derecho

Tuve que realizar de nuevo todo el proceso, por eso puedo decir que soy el único dos veces jesuita en la Compañía. Así nos lo contó, con una sonrisa amable y entre otras muchas anécdotas de su apasionante vida, a Waldo Fernández y a mí aquella noche, hace ya algunos años, en que tuvimos la fortuna de compartir con él una tan agradable como inolvidable cena en una pequeña terraza de Managua.

El papa Juan Pablo II, por considerar que la condición de religioso era incompatible con la política, suspendió a divinis[1], a varios sacerdotes, entre ellos Fernando Cardenal y su hermano Ernesto – Ministro de Cultura tras la revolución sandinista que derrocó al dictador Anastasio Somoza - por su adscripción a la teología de la liberación. Treinta años después, en agosto de 2014, el papa Francisco levantó la suspensión.

El eje central de la teología de la liberación es la opción preferencial por los pobres y su principio teológico se expresa de manera explícita en el documento final aprobado por la III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano que tuvo lugar en Puebla – México - en 1979: Cristo está al lado de los pobres; no a través de la violencia, de los juegos de poder, de los sistemas políticos, sino por medio de la verdad sobre el hombre, camino hacia un futuro mejor.

Si vives aquí no puedes ser neutral antes la injusticia, la explotación y las violaciones de los Derechos Humanos, en algún momento tienes que tomar partido. Fernando Cardenal tenía muy claras sus prioridades y tomo partido. Para unos de forma equivocada, para otros de forma valiente y por ello se ha hecho merecedor del respeto y la admiración de muchos, entre los que me incluyo.    

Y si empezamos recordando a los griegos, terminemos también con ellos. ¿Sabéis lo que hay ahí esperando atrás de esa playa? ¡La inmortalidad!. Con estas palabras arengaba Aquiles a sus mirmidones mientras desembarcaban frente a las murallas de la ciudad de Troya. Aquiles, el de los pies ligeros, fue un héroe de Grecia. Héroe viene de la palabra griega y son los muertos memorables, es decir, aquellos que han realizado hazañas que han supuesto una mejor vida para los hombres y que por tanto merecen ser recordados de generación en generación. Fernando Cardenal es sin duda un héroe y merece ser recordado. ¡Hasta siempre, Fernando!

 

[1] Del servicio divino; úsase para designar la pena de suspensión que, en la iglesia católica, inhibe a un sacerdote de administrar los sacramentos. https://es.wiktionary.org/wiki/a_divinis