Viernes, 15 de diciembre de 2017

"Listas negras" en el fútbol...

Nos estamos acostumbrando a las “listas negras”, de personas, de instituciones, de objetos… Solo somos sensibles a esa discriminación cuando nos toca directa y personalmente. Se confeccionan “listas negras” en la política, en el trabajo, en los equipos de fútbol. La última anunciada está relacionada con el Real Madrid, dada su frustrante clasificación de la actual Liga 2015/16; también se anuncia que el “verdugo” que ejecutará la selección final de dichas listas será el actual entrenador Zinedine Zidane.

Cualquier discriminación negativa de personas o profesionales contraviene normas legales, normalmente se actúa inquisitorialmente y no son procesos naturales de selección de personas sino que se provocan una sucesión de juicios injustos, sobre todo en la prensa deportiva. Forma parte de este proceso de “caza de brujas” un lanzamiento de globos sondas previos para “calentar motores”. Se señala a determinados jugadores con evidente “mala baba” y se realizan unas cuantas encuestas a aficionados que se publican con una aparente manera rigurosa de testear la realidad. Esta práctica es repudiable pero, año tras año, se produce como si fuera un juicio en la plaza pública, más o menos como en la Edad Media. Y cualquier aficionado que trabaje en una empresa, si le ocurriera a él, alegaría con razón que el Tribunal Supremo veta las “listas negras” de trabajadores aunque éstos fueran incluso conflictivos… Pero, como los  futbolistas “cobran mucho” se les puede perseguir hasta su expulsión del equipo… Lamentable desarrollo de una práctica, además de ilegal, de dudosa profesionalidad.

En este año bisiesto, antes del 29 de febrero, ya se anunciaron en el Real Madrid aquellos jugadores que, por su cuenta y riesgo, los periodistas van a incorporar a “listas negras” en las próximas fechas. Ya no se limitan los medios a informar criticando cuestiones del fútbol que exceden su labor sino que se emiten juicios de valor muy perjudiciales para los futbolistas y la imagen pública de ellos queda muy tocada…  Es de lamentar que las “listas negras” resultan un divertimento para los aficionados, cualquier orientación informativa en esta línea enseguida da lugar a la movilización de cientos de “tuiteros”; y también a la realización de reportajes, análisis, comentarios y desarrollo de múltiples tertulias por las que los medios  especializados, con una “cruz” anónima por Internet pueden determinar la imagen de muchos profesionales expuestos a una vorágine inmoral que nadie denunciará, ni siquiera la gente de “Manos Limpias”… Ya digo, estamos en marzo y se intensificarán estas prácticas a partir de ahora. Observen la degradación a la que se llega en el fútbol fuera de los partidos, un deporte majestuoso cuando nos dejan disfrutar tan solo del partido y de las acciones deportivas que ocurren dentro de la cancha…