Jueves, 14 de diciembre de 2017

Contactos por internet

En una tesis reciente, que tuve el honor de dirigir, comprobamos con una muestra de 1.500 personas que buscar contactos y relaciones por internet se ha convertido en una conducta relativamente frecuente.

[Img #570320]Las personas que lo hacen tienen motivaciones y expectativas diferentes, desde una forma de salir del aburrimiento, curiosear lo que se encuentra, salir del aislamiento, tener a alguien con quien compartir diferentes cosas, encontrar nuevas relaciones y amistades, compartir aficiones, buscar compañeros de actividades o viajes, etc., hasta objetivos bien precisos y concretos como encontrar personas para tener relaciones sexuales ocasionales y buscar una pareja con la que iniciar una relación más estable.

La forma de proceder es también muy variable, desde quienes se muestran como son a aquellos que se inventan un personaje, quienes son sinceros y quienes mienten cuanto les parezca necesario bien para “caer bien”, “agradar”, “seducir” o engañar sin escrúpulos.

Nos ha sorprendido que, con frecuencia, la sinceridad y la intimidad puede aparecer desde el inicio de una forma incluso descarnada, directa, sin atender a la cautela y convenciones que se suelen tener en un encuentro real con alguien que no se conoce.

Se trata, por tanto de un medio muy usado, entretenido y muy útil para muchas personas. Y aunque no nos atrevemos a concretar que sería un mal y un buen uso de este medio, y mucho menos a demonizarlo por los múltiples usos que puede tener (y eso sin ponernos en el lugar de personas aisladas por diferentes razones, con limitaciones de movilidad, etc.), si propongo al lector algunos principios sobre los cuales puede reflexionar, compartir o criticar:

  • Sé auténtico, preséntate como eres, no construyas un personaje que no se corresponda contigo, no mientas, etc., Nada bueno se puede construir sobre el engaño.
  • No vacíes tu intimidad a las primeras de cambio diciendo cosas, mandando fotos, contando intimidades que puedan volar por la red. No olvides que todo lo que está en la red puede hacerse público por razones diferentes.

La intimidad es uno de nuestros tesoros y no debemos ponerla en manos de quien no conocemos, cuando aún no hemos construido una confianza básica, etc.

  • Si das un salto a un encuentro real, el primero de ellos, o varios si fuera necesario, hazlos en un  lugar público, en un contexto de seguridad.
  • Sé siempre ético, defendiendo tu dignidad y libertad, no dejándote instrumentalizar y tratando con esos mismos valores a la otra persona. Primar la relación, tomarse al otro en serio, sobre otras metas legítimas concretas (que deben ser compartidas y consentidas por ambos) es la mejor forma de construir lo que puede valer la pena o de tener un encuentro sin dolor propio o ajeno.
  • No dejes de relacionarte con los demás en la vida real, tu familia, tus vecinos, tus compañeros de trabajo, tus amigos y amigas, etc.  Internet no debería llevarte a mayor aislamiento, soledad, etc.