Lunes, 04 de marzo de 2024
Volver Salamanca RTV al Día
Arribes sigue perdiendo población y servicios a pesar de sus recursos
X
la comarca de vitigudino ha perdido el 36% de su población en lo transcurrido del siglo XXI

Arribes sigue perdiendo población y servicios a pesar de sus recursos

Actualizado 07/02/2024 10:15
Redacción

Se echan en falta políticas de discriminación positiva para quienes viven en el medio rural, más y mejores servicios e infraestructuras, y ayudas económicas directas

Los que vivimos en los pueblos de la comarca de Vitigudino vemos cómo año tras año la población desciende, una población cada vez más envejecida; vemos cómo van reduciéndose servicios públicos tan básicos como la sanidad; cómo se van cerrando escuelas, bares, comercios, panaderías... Los problemas sanitarios y de bajos precios que sufre el sector ganadero desde hace años tampoco ayuda al mantenimiento de población, como tampoco las cada vez más habituales compras por internet, que tanto daño están haciendo a los comercios y empresas del medio rural.

Lo conocemos, vivimos con ello, pero parece que no somos plenamente conscientes hasta que se producen ciertas situaciones que provocan alarma, entre ellos los datos poblacionales que hace públicos el Instituto Nacional de Estadística al final de cada año y en los que comprobamos que la comarca de Vitigudino ha perdido el 36% de su población en lo que llevamos de siglo: ha pasado de los 22.763 habitantes en el año 2000 a 14.555 en enero de 2023.

Pero hay otros signos que delatan estos números, sin ir más lejos el cierre paulatino de panaderías, la última el pasado mes de diciembre en Hinojosa o que cada vez más pueblos no tengan ni un bar, o que en Lumbrales no haya un restaurante abierto a diario, y que el hotel -aún en funcionamiento- esté a la venta.

El cierre de negocios viene motivado, en la mayor parte de los casos, por la jubilación de los propietarios y la falta de relevo generacional, porque los jóvenes se van a vivir fuera después de su formación académica, más que por motivos económicos -aunque también la rentabilidad cuenta.

Recursos únicos

Arribes sigue perdiendo población y servicios, y ello a pesar de contar con importantes recursos y con gente que aún sigue apostando por vivir en esta comarca.

A la importante cabaña ganadera, pues cabe señalar que la comarca de Vitigudino cuenta con más cabezas de vacuno que toda Salamanca, y de ovino, a pesar de haber sufrido una merma importante en los últimos años por el bajo precio de la leche, además de productos agroalimentarios de excelente calidad (quesos, vinos, embutidos, aceite...), se suman recursos únicos en Castilla y León y en el conjunto de España: una vía férrea BIC, el Camino de Hierro, el Parque Natural Arribes del Duero, patrimonio histórico y arquitectónico, Territorio Vetón... También el puerto fluvial de Vega Terrón, aunque nunca ha tenido un funcionamiento idóneo ni como infraestructura comercial ni turística: solamente se utiliza como atraque para cruceros que no dejan absolutamente nada en la zona -y muy poco en Salamanca-. Como restaurante y bar está muy infrautilizado, con un horario muy corto.

Iniciativa privada

Hay gente y asociaciones que aún siguen apostando por vivir en esta comarca.

Tod@vía, el colectivo que lleva más de una década reivindicando con sus facenderas (jornadas de trabajo voluntario) la recuperación de la vía férrea La Fuente de San Esteban-Barca d’Alva (la única vía férrea declarada Bien de Interés General) para la circulación de pequeños vehículos de reducida velocidad, un atractivo turístico único en la región. Su trabajo impulsó la puesta en marcha del Camino de Hierro.

También está la asociación TAS, que engloba a una veintena de empresarios relacionados con el turismo y los productos agroalimentarios de la zona sur de las Arribes, vecinos de esos pueblos que llevan más de 20 años apostando fuerte por mantener sus negocios, que, en muchos casos, son servicios indispensables para la comunidad.

Otra asociación de más reciente creación, Arribes del Duero, -impulsada por varios ayuntamientos-, está en fase de afianzamiento e invita a los empresarios a unirse en “la necesidad común de crear destino Arribes y sobre todo de la necesidad de una comunicación única, conjunta, uniendo esfuerzos y trabajando todos a una”.

En cuanto a iniciativas de particulares, en La Fregeneda se han abierto casas de alojamiento turístico y se han reabierto bares, donde se sirven comidas, a raíz de la puesta en marcha del Camino de Hierro.

En esa línea de nuevas iniciativas hay que incluir también la próxima reapertura del camping de Lumbrales -con nuevos propietarios llegados de fuera-, y de un restaurante en Hinojosa de Duero, promovido por una pareja de jóvenes con relación en el municipio. O la apuesta por convertirse en dinamizador turístico profesional del hasta ahora guía turístico de San Felices de los Gallegos.

En este municipio se ha abierto recientemente un mini-supermercado y en Lumbrales un matrimonio va a regentar uno de los dos supermercados de la localidad, evitando así su cierre, una fuerte apuesta.

Los empresarios de comercios y hostelería se encuentran en una complicada tesitura en los meses en que la población se quintuplica por el regreso a los pueblos -especialmente en verano- de los oriundos que residen habitualmente fuera. Además de incrementar su trabajo personal, se ven obligados a contratar trabajadores para ofrecer un buen servicio al cliente, -una tarea no siempre fácil por la falta de personal, de jóvenes que vivan en el pueblo- y los costes de esa contratación no siempre se compensan adecuadamente con los ingresos obtenidos, unos ingresos que suponen el mayor porcentaje del año.

Y a pesar de todo lo anterior, Arribes no levanta cabeza. Solo unos pocos, los más optimistas, se resisten a pensar que la suerte está echada y que es posible recuperar las escuelas con niños, una realidad que sería factible solo si se aplican medidas que primen a los habitantes de estas zonas por encima del resto, porque de lo contrario únicamente se conseguirá alargar su agonía.

Se echan en falta políticas de discriminación positiva para quienes viven en el medio rural, léase mayores ayudas a los ganaderos y autónomos que se instalan en zonas deprimidas o distantes de los grandes núcleos de población, mayores ayudas de acceso a la vivienda, al transporte, una sanidad de mayor calidad a la actual, mejores vías de comunicación, telecomunicaciones e Internet..., por poner algunos ejemplos.

Camino de Hierro

En abril del 2021 la Diputación de Salamanca puso en marcha Camino de Hierro, una ruta de senderismo por la vía férrea desde la estación de La Fregeneda a Vega Terrón, un paseo de 17 kilómetros que discurre paralelo al río Águeda y atraviesa 20 túneles y 10 puentes de hierro construidos a finales del siglo XIX, una infraestructura reconocida como BIC con categoría de monumento.

Más de 50.000 personas han disfrutado del Camino de Hierro en estos tres años, pero la llegada de turistas no ha tenido la repercusión que se esperaba. Su puesta en marcha se ha notado en la apertura de casas de alojamiento rural y bares en La Fregeneda y en otros pueblos del entorno, y en la hostelería. “Pero la demanda ya no es como al principio”, afirman varios hosteleros. “La gente viene una vez y no vuelve”. “Si hubiera vehículos en la vía -biclonetas y otros pequeños vehículos- la oferta se abriría a las familias al completo, niños y mayores que ahora tienen limitado el recorrido”, afirman los vecinos de la zona.

Si la Diputación quiere apostar de verdad por este recurso tiene que pensar seriamente no sólo en la circulación de pequeños vehículos; también en la rehabilitación de las estaciones como centros turísticos, alojamientos, restaurantes y museos.

Iniciativas institucionales

Por lo que se refiere a las instituciones, el año 2024 ha abierto con dos propuestas lideradas por una institución local y otra provincial.

El Ayuntamiento de Lumbrales se ha adherido a la plataforma ‘Hola Pueblo’, ideada por AlmaNatura con el propósito de impulsar la repoblación en las áreas rurales facilitando el contacto de personas que desean hacer realidad su proyecto. Una iniciativa similar a la de Peralejos de Abajo con el proyecto Arraigo, municipio pionero en este ámbito.

Por su parte, la Diputación de Salamanca promueve dos ‘Ferias de relevo generacional’ con el objeto de facilitar la continuidad de negocios en fase o riesgo de desaparición en el medio rural por falta de profesionales para su gestión y explotación. En las dos ferias, programadas para el mes de abril, se pretende “poner en contacto a personas que estén interesadas en adquirir o traspasar negocios en funcionamiento”.