, 14 de agosto de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
La Soledad deslumbra con su remozado aspecto en su concurrido retorno a las calles
X
CIUDAD RODRIGO | VIERNES SANTO

La Soledad deslumbra con su remozado aspecto en su concurrido retorno a las calles

SOCIEDAD
Actualizado 16/04/2022 03:04
David Rodriguez

La Virgen finalizó su recorrido con aplausos, vivas y hasta gritos de ‘¡guapa!’ y ‘¡preciosa!’

La jornada del Viernes Santo concluyó en Ciudad Rodrigo como es tradición desde tiempos inmemoriales con la procesión de La Soledad, a cargo de la Cofradía del mismo nombre, que desde la última ocasión (en 2019) en que pudo desfilar la Virgen por las calles (sí lo ha hecho durante este tiempo por el interior de la Catedral con motivo de los Dolores de la Virgen) ha preparado toda una ‘revolución’ en el paso, que no ha afectado a la imagen propiamente dicha, pero sí a todo lo que la rodea.

En este sentido, la carroza ha sufrido un importantísimo lavado de cara. Por un lado, en materia de estructuras, se ha cambiado la estructura metálica que sustenta la carroza, se han restaurado las partes de madera (especialmente los adornos frontal y lateral), se ha pintado con un tratamiento anticarcoma, y se han sustituido las ruedas, lo que ha hecho que la carroza gane en altura respecto a la que tenía con las anteriores.

Por otro lado, en materia de iluminación, se han recortado las velas de la parte central (para que se vea mejor la imagen), se ha sustituido el cableado, y se han colocado dos nuevos focos para realzar el rostro y las manos de la imagen de la Virgen. Como se puede apreciar en las fotografías, estos cambios han implicado que ahora La Soledad desfile con luz blanca, con la cual iba deslumbrando en la noche del Viernes allá por donde pasaba.

El recorrido de La Soledad fue el más habitual durante los últimos años (con la excepción de 2019, cuando fue más directa hacia la Plaza), yendo por la Plazuela de San Salvador, Díez Taravilla, La Colada, Plaza Mayor (donde intervino desde la balconada de la Casa Consistorial Fernando Dias Bailón), Rúa del Sol, Enrique Zarandieta, Campo del Pozo, Cristóbal de Castillejo, San Juan, Plaza Mayor, y Cardenal Pacheco, para alcanzar de nuevo la Seo mirobrigense.

Como en la noche del Viernes seguía haciendo una meteorología espléndida, fueron varios cientos de personas los que se acercaron a presenciar la salida de la Virgen, que como es habitual se produjo a la conclusión de un doble acto desarrollado en el interior de la Catedral: el rezo del Santo Rosario y una reflexión a cargo del capellán de la Cofradía –como presidente del Cabildo Catedralicio-, Ángel Martín Carballo.

Este sacerdote fue uno de los participantes en la procesión, junto a Vidal Rodríguez Encinas y Rafael Caño Santos, que iba en la parte delantera de la comitiva para dirigir las filas y los cánticos de la procesión. En la parte trasera de la misma, éstos eran inaudibles, debido a los sones de la Banda Municipal de Música, que acompañó a la Virgen tras varios miembros del Equipo de Gobierno encabezados por el alcalde, y un representante de la Guardia Civil. Asimismo, tomaron parte representantes de las otras cofradías semanasanteras mirobrigenses.

Una vez completado a buen ritmo el discurrir de La Soledad por las calles del centro histórico mirobrigense, la procesión se dio por finalizada a las puertas de la Catedral de Santa María con el canto de la Salve. Tras ello, Ángel Martín Carballo dio las gracias a todos los presentes, pudiéndose escuchar vivas a la Virgen de La Soledad y gritos de ¡guapa! y ¡preciosa!. En ese momento, la Banda de Música interpretó una última pieza (que fue muy aplaudida por los allí congregados) antes de tocar el himno de España en el momento de entrada de la Virgen en la Catedral, como habían hecho cuando salió.

Debido a la mayor altura de la carroza, esta operación de entrada, y más concretamente, el descenso de la rampa que permite a los pasos acceder desde la Catedral al nivel de calle, fue más delicado, recibiendo también un aplauso los encargados de ello una vez completaron la operación.

Comentarios...