Viernes, 28 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Obispo nuevo
X
luz del amanecer

Obispo nuevo

OPINIóN
Actualizado 07/01/2022 08:53
Juan Robles

El domingo pasado, día 2 de enero, nos despedíamos de nuestro obispo saliente D. Carlos, en nuestra Catedral Nueva. Con él dábamos gracias a Dios por los beneficios concedidos a él y a nosotros a lo largo de los dieciocho años en los que ha servido con generosidad y entrega a esta diócesis de Salamanca. Con él pedíamos perdón por los fallos u omisiones que haya podido tener entre nosotros. Sabemos que Dios misericordioso le perdona y lo llena de su gracia. Y pedimos al Señor que le asista en la nueva etapa de su vida para servir de modo nuevo a la iglesia universal y a todos los hombres. Le acompañaremos.

La iglesia universal se manifiesta en las porciones de la misma que son regidas por su propio obispo cada una. Sin obispo no hay iglesia y sin iglesia que siga a su pastor no hay obispo que valga.

Las iglesias son presididas por obispos desde los tiempos de los apóstoles. También la diócesis de Salamanca fue pastoreada desde el principio, posiblemente desde la predicación de los apóstoles y sus sucesores, los discípulos de San Pedro, que parece que fueron los que predicaron por estas tierras.

Tenemos noticias de 132 obispos relacionados con la diócesis de Salamanca. El primero del que hay noticia cierta es el obispo Eleuterio, del que consta que asistió al III Concilio de Toledo en el siglo VI.

Los últimos obispos, los más recientes, son notables y llenan el siglo XX y lo que va del XXI. Hay que poner de relieve el gobierno y actividad eficaz del obispo agustino padre Cámara. Construyó la parroquia de San Juan de Sahagún, puso en marcha la basílica teresiana de Alba de Tormes, y construyó en esta misma villa su palacio de verano, entre otras cosas. Bajo el obispo Pla y Deniel, que llegaría luego a ser arzobispo de Toledo, vivió el generalísimo Franco en el palacio episcopal salmantino.

Yo he vivido ya bajo los gobiernos de cuatro obispos: el obispo dominico fray Francisco Barbado Viejo, Don Mauro Rubio Repullés, Don Braulio Rodríguez Plaza y Don Carlos López Hernández, el obispo saliente. Los cuatro tuvieron largos mandatos: Barbado gobernó desde 1941 a 1964. Participó en la primera sesión del Concilio Vaticano II. En las tres sesiones siguientes participó ya el obispo Mauro, que gobernó entre 1964 y 1995. El obispo Braulio gobernó entre 1995 y 2002, en el que comienza su mandato Carlos López.

El obispo Mauro hizo intensas reformas diocesanas y, sobre todo, puso en marcha y celebró un sínodo diocesano para la aplicación del Concilio Vaticano II. Fue un acontecimiento de gran trascendencia para nuestra diócesis. También don Carlos López ha celebrado una asamblea diocesana con espíritu sinodal entre los años 2014 y 2016, y es la herencia que don Carlos traspasa ahora a su sucesor. En sus orientaciones se recoge un proceso de renovación espiritual, misionera y organizativa.

Con la llegada de un nuevo obispo, don José Luis Retana, que lo será al mismo tiempo de la diócesis de Ciudad Rodrigo, comenzamos una nueva etapa en la marcha misionera de la diócesis. Don José Luis tendrá que enfrentarse a graves dificultades para la atención pastoral a nuestras parroquias y las demás instituciones diocesanas. El problema está fundamentalmente en la falta de sacerdotes, de religiosos y de religiosas, y en la escasez de vocaciones para reponer las bajas en cada uno de esos servicios diocesanos.

Y la situación se agrava por la escasez de cristianos comprometidos, teniendo en cuenta, además, que los cristianos que permanecen son de edades avanzadas y van disminuyendo poco a poco por el proceso natural de bajas vitales.

El próximo domingo, día 9 de enero, a las cinco de la tarde, tomará posesión de su cátedra episcopal en la catedral diocesana, nuestro nuevo obispo Don José Luis Retana Gozalo. Buena andadura, don José Luis.

Comentarios...