Lunes, 17 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Feliz año, feliz año, feliz año

Feliz año, feliz año, feliz año

OPINIóN
Actualizado 05/01/2022 09:01
Raúl Izquierdo

Estos días somos invadidos por unos seres que no por esperados y conocidos dejan de ser puñeteros y pesados hasta más no poder. Son los mensajes de guasap (sí, he escrito “guasap”) de “Feliz año” , derivados y sucedáneos. Haré dos consideraciones, con respeto y prudencia. Una sobre la forma y otra sobre el contenido:

  • Sobre la forma. Efectivamente, acudimos al festival de la creatividad, en donde la inmensa mayoría de los seres humanos evolucionados optan o bien por re-enviar los mensajes que reciben en forma de frases hechas e imágenes ocurrentes o bien por una simple cortapegada y llana “feliz año” junto a un emoticono de una carita en sus diversas posibilidades iconográficas. Toda una oda a la originalidad, reafirmando algunas de las teorías científicas que dicen que somos cada vez más clones y que nuestras neuronas siguen durmiendo el sueño del mínimo esfuerzo. El corta y pega y el reenvío de la bobada supone un ahorro de energía cerebral importante y nuestra lenta para inexorable transformación en seres vivientes, que no vivos.
  • Sobre el contenido. Tengo la sospecha que muchos de los guasaps reenviados con sus imágenes y sus frases ni siquiera son entendidos por el sujeto o sujeta que los hace suyos y los reenvía. Creo que a veces ni siquiera los ha leído. Me ha pasado que he recibido estos días el mismo guasap felicitando el año de diferentes grupos que ni se conocen entre sí. Es la globalización del tic mecánico. Los dedos van más rápidos que nuestros pensamientos (algo no difícil, viendo lo presente). Pensamos que enviando algo a los demás, aunque sea un guasap de segunda mano, ya hemos cumplido con el ritual de hacer notar que estamos ahí. Y como buenas ovejas de buen rebaño, seguimos la inercia de los otros y de las otras, no sea que nos digan que no somos buenos corderos y que parecemos pulpos, lobos o dinosaurios. Ser borrego te quita de problemas, porque otros deciden por ti, y eso es cómodo, barato, incoloro e inhodoro. A esto ayuda el que los mensajes valgan para todo tipo de grupos y grupúsculos, ¡lentejas pa todos!. Con un guasap (reenviado o cortapegado) algunas han felicitado el año a la vez a 20 personas. ¡Nadie puede igualar semejante eficiencia!

Podría añadir que un año “feliz”, dependerá en gran parte de la actitud de cada uno de nosotros. Siempre habrá en el año (en la vida misma, diría yo) momentos difíciles y agradables, experiencias de dolor y pérdida y alegrías inmensas, tiempo para la desolación y la consolación, para la salud y la enfermedad, para los logros y objetivos cumplidos y para la frustración, para los esperado y lo inesperado…. Por lo tanto, en un año “feliz” siempre habrá esos ingredientes. Así que lo que yo quiero desear para este año es capacidad y competencia para trabajar e ilusión, esfuerzo, compromiso, alegría, superación, organización, empatía, aceptación de nuestras limitaciones y heridas (y las de otros), diálogo…. Y eso en gran parte, dependerá de cada uno y cada una. Para que un año sea "feliz", algo tendremos que poner de nuestra parte, independientemente de las circunstancias.

Por lo tanto, y como conclusión a esta disquisición de principios de año, debo decir que me llena de alegría y esperanza en el futuro de la humanidad, cuando recibo un guasap original, propio, único…. de creación propia por parte de quien lo envía, con una foto hecha por él o ella, con una frase escrita por él o ella, con una forma suya de expresarse, aunque sea algo de 5 palabras. Ese pequeño esfuerzo emocional e intelectual de un alter ego cae sobre mí como el agua en la flor reseca al comenzar la primavera. Entonces sí que creo que los seres humanos tenemos futuro, que no nos extinguiremos tan pronto como yo me imaginaba y que ciertamente estamos en la cúspide de la pirámide animal, por encima incluso de gorilas y otros primates. No entro ahora en los grupos de guasaps de padres y madres del colegio, que requieren por mi parte una reflexión más profunda en otro momento.

Pero seguramente, son cosas mías. Cuando veo a gente con criterio y estilo propios, se enciende en mí una chispa de energía positiva. Algunos estamos cansados de los clones, los cortapegas, y los rebaños demasiado conformistas. Y también cansados de gurús, expertos especialistas solucionadores de problemas y domadores de conciencias a base de prometer, engañar, argumentar con el "siempre se ha hecho así", palabrear con palabras de humo, generalidades y ambigüedades y anestesiar las conciencias. Quiero pensar que estamos dormidos y que hay posibilidades de que vayamos despertando en algún momento.

De momento dejo aquí mi reflexión, que tengo un montón de guasaps pendientes de leer. Temblando estoy a ver qué me encuentro… aunque como los buscadores de oro, siempre espero la pepita de un guasap único e intransferible, porque cada persona es única e intransferible.

Comentarios...