Lunes, 17 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
?No lo conté antes por mis hijos?, afirma la víctima de la presunta violación junto al Palacete del paseo de la Estación

?No lo conté antes por mis hijos?, afirma la víctima de la presunta violación junto al Palacete del paseo de la Estación

SUCESOS
Actualizado 01/12/2021
Vanesa Martins

"Me sujetaba los brazos, me intentaba quitar y se ponía peor, yo lo que quería es que terminara"

Este miércoles se ha retomado en la Audiencia Provincial el juicio por la agresión sexual y quebrantamiento de condena por un hombre que supuestamente insultó, agredió y violó a su expareja en un edifico contiguo al conocido como Palacete del Paseo de la Estación. El juicio quedó suspendido por la falta de dos testigos cuyas declaraciones eran necesarias fundamentales para ambas partes.

La víctima y denunciante, en su declaración, ha estado tras una mampara para no ver al acusado y presunto agresor. Los hechos se remontan a octubre de 2020, cuando según su declaración, ella se encontraba en el Palacete junto a otra persona y el acusado, R.A.T. llegó después. El acusado llegó alterado y comenzó a insultar y a empujar a la víctima. Ésta, que se ha mostrado muy nerviosa durante toda la declaración, ha señalado que R.A.T. "empezó a llamarme puta y zorra", y le dijo que no iba a parar hasta que tuviese un hijo con ella.

"Me bajó los pantalones" añadía la víctima, que también ha señalado que le bajó la ropa interior y le penetró, produciéndose una eyaculación. "Me sujetaba los brazos, me intentaba quitar y se ponía peor, yo lo que quería es que terminara". La víctima ha señalado que en un principio no lo contó por miedo a que tomaran represalias contra sus hijos.

En lo que respecta al otro testigo que faltaba por declarar, ha señalado no acordarse de nada. "En aquella época estaba más vivo que muerto".

El acusado, cabe que recordar, que en su declaración señaló "que las relaciones fueron consentidas". "Ella se fue, pero volvió al rato y me volvió a pedir perdón". En ese momento, el supuesto agresor dijo que mantuvieron "relaciones consentidas", que se durmieron y al amanecer volvieron a tener relaciones. "Luego le dije que no volviera porque me podía poner en problemas porque había escuchado que me estaba buscando la Policía" (por otro motivo), añadía.

"Me declaro inocente" han sido las últimas palabras del acusado. La acusación pide 10 años de prisión, 7 de libertad vigilada y una orden de 250 metros, además de una indemnización por lesiones y daños morales.

Por su parte, la defensa "no está conforme con las conclusiones" y pide que se le condene exclusivamente "por el quebrantamiento de condena" que incumplió al acercarse a la víctima. Sostiene que "el testimonio de la demandante es incoherente y contradictorio". Alegan, además, que el motivo de la discusión es "por resentimiento" porque él quería alejarse de la víctima. "A esto hay que sumarle el interés de la familia de ella para que se cortara la relación con el acusado".