Jueves, 06 de octubre de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
El clamor de la Amazonía
X
Recorrido de SALAMANCArtv AL DÍA por la selva peruana

El clamor de la Amazonía

SOCIEDAD
Actualizado 24/07/2014
Jaqueline Alencar

El progreso está acabando con la riqueza medioambiental de uno de los pulmones más importantes de la tierra

[Img #65340]

Seguimos recorriendo el Perú. Dejamos el aeropuerto Jorge Chávez del Callao, para aterrizar en el aeropuerto Padre Aldámiz, de Puerto Maldonado, capital del Departamento Madre de Dios, también considerado como capital de la biodiversidad del país sudamericano.

Nada más bajar del avión ya sientes la cálida brisa de los aires tropicales que se entibian mucho más con el calor familiar. Después de varios años de ausencia, te reencuentras con el bullicio de los motos, los coches y mototaxis que recorren la ciudad llevando pasajeros, pues hay que reconocer que los madrediocenses prefieren estos medios para desplazarse; y no es de extrañar, pues el sol arrecia.

También en Maldonado se percibe el crecimiento vertiginoso de la economía. Proliferan las tiendas abarrotadas de todo tipo de productos, los restaurantes, cafeterías y bares y todo tipo de puestos de venta por las calles que ofrecen a los transeúntes, refrescos, platos típicos, helados, golosinas, etc. Apenas amanece, empieza la actividad incesante que solo logra culminar muy avanzada la noche. A la gente de la ciudad le gusta departir en los nuevos locales, pero también hay que decir que la ciudad atrae a turistas, aunque sea de paso hacia los albergues que existen tanto en el río Tambopata como en el río Madre de Dios, turistas que llegan en los cinco vuelos diarios que desde Lima aterrizan en Puerto Maldonado.

Recién podemos cruzar el puente que cruza el río Madre de Dios, construido gracias a un convenio con Brasil, país que está sacando sus productos al Pacífico por esta vía. Es el más largo del Perú, con 730 metros de orilla a orilla. Desde allí, se pueden degustar los bellos atardeceres amazónicos.

Pero el disfrute se torna agridulce cuando te enfrentas también a la otra realidad de este suelo, la explotación indiscriminada del oro en la región. De ello informó ampliamente el periódico peruano El Comercio en los meses de enero y mayo pasados. Aquí reproduzco unos extractos:

En Madre de Dios el oro no se acabará nunca, advertía el general en retiro EP Daniel Urresti antes de embarcarse en un avión Antonov de la policía junto a El Comercio con destino a Mega 13, la zona depredada por mineros ilegales más cercana a la Reserva Nacional de Tambopata y, por tanto, la más amenazante. "La única solución, entonces, es hacer que el negocio del oro sea cada vez menos rentable para ellos", concluía el alto comisionado de asuntos para la formalización minera de la PCM.

Dos horas y media después del despegue, El Comercio era testigo una vez más de la interminable cadena de ilegalidades que acompañan a la minería en Madre de Dios: un ecosistema perforado e irreconocible, prostitución clandestina, trata de personas y evasión de impuestos. Éramos testigos también del penoso submundo que yace en este bosque depredado, donde los niños juegan descalzos alrededor de pozas de agua con mercurio y donde la vida consiste en excavar por oro durante 12 horas diarias y terminar la jornada bebiendo licor.

Ese sábado 25 de enero, en Mega 13, cerca de ocho patrullas con 900 agentes de la Policía Nacional, apoyados por dos helicópteros y 18 fiscales, desalojaron a más de mil jornaleros y destruyeron ocho motobombas. Para el miércoles 29, la cantidad podría llegar a los 90 dispositivos inhabilitados en este sector, según el plan de la PCM. El objetivo del Gobierno central es erradicar el 100 por ciento de la minería ilegal que opera en la región Madre de Dios para diciembre del presente año, manifestó hoy el alto comisionado en Asuntos de Formalización e Interdicción de la Minería Ilegal, Daniel Urresti, quien sostuvo que la decisión política del gobierno del presidente Ollanta Humala es firme en acabar con la minería ilegal no solo en Madre de Dios sino en todo el territorio peruano.

Esas son las intenciones de las autoridades peruanas, manifestadas a El Comercio, pero nosotros decidimos visitar el poblado llamado La Pampa, en el kilómetro 108 de la carretera interocéanica (que une Maldonado con la ciudad del Cuzco) donde todavía se encuentra una región de intenso movimiento minero. A lo lejos divisamos una especie de desierto que ha dejado la salvaje actividad. La selva en esta área está completamente arrasada, ya se sabe que la minería de este tipo daña el bosque virgen, los suelos y las aguas de forma irreversible. Acaba con la flora y fauna; nosotros pudimos constatar en el lugar cómo estaban contaminadas las aguas llegadas de la zona de lavado como consecuencia de la utilización del mercurio, el cianuro y el combustible usado por los motores de las motobombas. Cerca esperaban unos gallinazos atraídos por la sensación de muerte y desolación. A ambos lados de la carretera proliferan casetas precarias muchas de las cuales están cubiertas por sábanas de plástico azul. Unas hacen de bares e improvisados restaurantes; otras se utilizan para el lavado de coches y motos. Tampoco falta la venta de combustibles y servicios relacionados con la prostitución. En esa especie de Far west se abastecen los mineros que llegan de la zona de extracción del oro.

Si bien el gobierno propugna una política de lucha contra estate tipo de minería ilegal, parece, según observamos, que en la Pamba "hace la vista gorda", pues continúa la actividad incesante de lavado y el movimiento comercial en el poblado. Esta actitud es incomprensible teniendo en cuenta que La Pampa está ubicada en una zona prohibida que forma parte de la Reserva Natural del Tambopata.

Lo que sí comentan algunas personas que conocen de cerca el tema en cuestión, es que al gobierno no le interesa formalizar esta actividad, ya que se dice que en la región existen yacimientos de petróleo y gas cuya prospección se planea realizar en un futuro próximo.

Por otro lado, se percibe una efervescencia política, pues ha empezado la campaña oficial para elegir a los representantes para el gobierno regional y los ayuntamientos. Lo llamativo es que ninguno de ellos se pronuncia de forma clara respecto al tema de la minería ilegal ni de su formalización. Ni tampoco a presentar alternativas que puedan sustituir esta actividad.

Mientras, el ciudadano de a pie siente que con la baja en la actividad minera la economía se resiente, se va volviendo estacionaria, disminuye el boom de la construcción, los bolsillos pesan menos... A ver si aciertan a la hora de votar.

Sin embargo, a pesar de este panorama, surgen pequeños proyectos que hacen vislumbrar otro futuro, como el proyecto Ecoturismo que lidera el profesor José López Sánchez, del Colegio Guillermo Billinghurst, a través del cual se pretende sensibilizar a los estudiantes sobre la importancia de conservar los recursos naturales y el medio ambiente. Un proyecto que merece el apoyo de todos. Nadie duda que los niños son el futuro, pero en realidad son el presente.

Deseamos, como muchos, que el tan ansiado progreso no termine destruyendo por completo esta hermosa región de la Amazonía peruana.

Jacqueline Alencar

SALAMANCArtv AL DÍA

Comentarios...