, 03 de julio de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Elogio de la gratitud
X
Tras su jubilación, la Diócesis nombra a Antonio Matilla y Policarpo Díaz como nuevos párrocos

Elogio de la gratitud

SOCIEDAD
Actualizado 23/06/2014
Juan Antonio Mateos Pérez

Relevo de dos históricos en la Purísima: Fructuoso Mangas y José Manuel Hernández

[Img #49603]

El viernes se publicó la noticia, aunque era un secreto a voces, hay nuevo Párroco en la Purísima. Pero no, eran de nuevo dos, Antonio Matilla y Policarpo Díaz, colaboradores de SALAMANCArtv Al Día. La Parroquia pasa a ser una "Unidad Pastoral", constituida por las Parroquias de San Martín, San Sebastián y La Purísima. Se inicia una nueva etapa, en las personas y en el modelo de Parroquia, son los nuevos tiempos y las nuevas necesidades. Después de un proceso de cinco meses, el 26 de mayo de 1887, se crea en Salamanca la nueva Parroquia de la Purísima, fundiendo en ella la de San Benito y la de San Blas, que quedaron como iglesias filiales junto con la de Santa María de los Caballeros. Su primer responsable y párroco se llamaba Gaspar Jiménez Repila, que estará al frente de la comunidad hasta 1911. José Manuel llegó a la Parroquia en el año 1967 y Fructuoso ?también colaborador de este periódico digital- en el año 1973, juntos han estado cuarenta y un años al frente de la comunidad. Toda una vida, toda una trayectoria de buen hacer, de fruto, de trabajo, de anuncio de la Buena Noticia de Dios. Para mucho de sus feligreses, como a mí, nos cuesta separar nuestra vida personal, con la vida de la Parroquia en esos años. A mis 52 años, allí realicé todos mis sacramentos de iniciación cristiana, mi matrimonio y he estado 34 años de catequista. Yo no podría contar mi vida sin la Parroquia, con muchos rostros y personas, entre ellos Fructuoso y José Manuel. Cada uno de vosotros tenéis vuestro quehacer y personalidad, creatividad, seriedad, calidad en el trabajo, siempre teniendo en cuenta no sólo el evangelio, sino la realidad que nos movemos, con sus amplísimos conocimientos bíblicos y de la cultura actual.

A veces, a uno no le salen las palabras, y lo primero que fluyen son los sentimientos. Haciendo memoria, son muchos años con vosotros y con la comunidad y por lo tanto, muchas las experiencias vividas y compartidas. Todas ellas fluyen en todas las direcciones y es difícil detenerlas para hacer memoria, no sé si el tiempo es ese médico sabio que cura y da serenidad y asume todo el pasado en el presente para proyectar el futuro. O más bien, un hechicero que no cura, sino que infecta, y que deposita en el fondo del ser todo el dolor existencial. O una mixtura de ambas cosas. Mi corazón está entre el médico y el hechicero, algo así como una diferencia emocional y existencial, aunque también recuerdo aquellas palabras de Pablo, todo esto estará claro el día en que Dios, por medio de Jesucristo, juzgará lo que está oculto en la vida de los hombres. Estoy dando muchos rodeos, para expresar un profundo cariño acumulado durante muchos años, un Cáritas que nos hace ir hacia los otros y Él. Un cariño a veces a empujones, otras como un susurro paciente, como aquella imagen de las huellas en la playa, llevándonos en nuestra pequeñez, casi en vuestros propios brazos.

No puedo por menos de pensar en la Jubilación, ¿realmente cesará vuestro afán por la Misión del Reino? ¿Es cierto que en la comunidad estará de responsable otro Pastor, pero no es menos cierto, que formáis parte de la comunidad? ¿Cómo puede uno jubilarse de la familia? ¿Cómo puede uno jubilarse de anunciar la fe? No. ¿Cuál es el lugar de un cura jubilado, me pregunto? Me vienen a mi corazón tantos recuerdos y conociendo vuestro espíritu me resulta difícil contestar a esta pregunta. Recuerdo aquel salmo: "en la vejez seguirá dando fruto y estará lozano y frondoso", aunque estaréis con jurisdicción parroquial, no cesará vuestro anhelo por anunciar la Buena Noticia del amor de Dios, de seguir gritando con alegría y humildad el júbilo de vuestro corazón y sobre todo, de ser sacerdotes. Uno no se jubila de su identidad, ni de su dinámica vital, ni de vuestra sabiduría, de vuestras reflexiones, de vuestra lucidez, de vuestra palabra,?.

Haciendo memoria, cuántos júbilos hemos disfrutado, desde la comunión en determinadas celebraciones o actividades como peregrinaciones, campamentos (¡ah! ¡los campamentos, donde estarán!), convivencias, catequesis, eucaristías y comidas en común. Esa fuerza de la comida en común habla de un Reino que está en medio de nosotros y a la vez nos transciende, sí, hemos vivido y compartido muchos momentos de júbilo. Leí una vez a Pedro Casaldáliga que nuestra memoria bien vivida es nuestra esperanza bien cimentada. Ese tesoro pasado decía Ranher es la libertad del futuro. Gracias.

Os quiero felicitar y agradecer estos estos años de acompañamiento, de ánimo, de fuerza, de cariño, de anuncio de la fe, de celebración, de construcción de la comunidad, de intentar transmitirnos compasión y verdad a Jesús y a descubrir en el misterio a Dios. También pediros perdón de todas mis rebajas, mis debilidades, de los momentos de decepción, cabezonería, cerrazón, de mis egoísmos u otra cosa que os hubiera ofendido o a la comunidad. Un beso y un abrazo muy grande y sigo cerca de vosotros para lo que necesitéis. Quisiera terminar con un poema de Antonio Colinas, es el número XXVII de sus "Llamas en la morada", de su último libro Canciones para una música silente. GRACIAS

Sólo quisiera

escribir mis palabras con silencios:

escribir el poema sin palabras.

Sólo quisiera

musitar el poema

como plegaria del silencio

en el silencio.

Juan Antonio Mateos Pérez

Comentarios...