Miércoles, 3 de junio de 2020

La Alberca, Monumento Histórico Artístico Nacional

[Img #418616]

La Alberca, fue el primer pueblo de España declarado Monumento Histórico Artístico Nacional el 6 de Septiembre de 1940, por lo que estamos celebrando en estos días el 75 aniversario.

Son cinco pueblos los que tienen este nombramiento en nuestra Sierra, 1º La Alberca en 1940, 2º Miranda del Castañar, en 1973, 3º San Martín del Castañar, 1982, 4º Mogarraz, 1986, y 5º Sequeros en 2002. La Alberca también tiene sus fiestas del 15 de Agosto declaradas de Interés Turístico de primera categoría, desde hace 50 años.

[Img #418606]La Alberca es uno de los hermosos pueblos que conforman nuestro paraíso, “La Sierra de Francia”, este pueblo serrano se encuentra a 1.048 metros sobre el nivel del mar, rodeado de una frondosa vegetación de castaños, nogales, acebos, madroños…y arbustos como el brezo, el tomillo…y su fauna es rica y variada, la cabra montés, el jabalí, el lince, el buitre leonado, el águila real, el halcón peregrino… y rodeado de ríos de aguas cristalinas y fuentes por doquier.

Como en el resto de la Sierra de Francia el albercano se distingue por su carácter acogedor por lo que ya de antiguo tenia el Santo Hospital, lugar de acogimiento para peregrinos.

Situado a los pies de la Peña de Francia, cuyo Santuario está a 1723 m de altitud,  donde se encuentra la Virgen de la Peña de Francia, hallada por el francés Simón Vela en 1434, es lugar de peregrinación y su Virgen morena goza de la devoción de todos los serranos.

[Img #418613]

En el término de La Alberca se encuentra uno de los parajes más hermosos de nuestro país, el valle de Las Batuecas, declarado Parque Natural, lugar encantador donde se oye el silencio, surcado por arroyos cristalinos, con gran  riqueza en flora y fauna y en sus  collados y abrigos rocosos encontramos la huella del pasado, vestigios del neolítico en sus pinturas rupestres y en medio del valle se encuentra el Monasterio  del Santo Desierto Carmelitano de San José del Monte de Batuecas.

[Img #418610]La Alberca fue repoblada durante el reinado de Alfonso VI por los francos (siglo XI), llegados con Raimundo de Borgoña, de cultura cristiana, que como consecuencia de la expulsión de los judíos de España  por un decreto de los Reyes Católicos, se refugiaron junto con población árabes en nuestra sierra, juntándose  estas tres culturas, la cristiana, la mora y la judía.

La Alberca tiene raíces semíticas, su arquitectura nos traslada  a una casbah árabe con calles tortuosas, laberínticas, donde los juegos de sombras y luces se suceden, todo nos recuerda lo islámico, no solo por su trazado urbano, sino también por su interiorismo y recogimiento, son muy pequeñas sus ventanas con un cuarterón desde el que poder observar, sin ser visto, la vida de los demás moradores.

La Alberca es un nombre de origen hebreo “bereka” que significa lugar de agua.

En cuanto a la cultura cristiana, podemos ver en las entradas de sus morada, en los dinteles graníticos, los escudos de La Santa Inquisición, las iniciales de IHS (Jesús Hombre Salvador) o invocaciones a la Virgen María, como señal cierta de su conversión por parte de los judíos para no sufrir expulsión.

[Img #418603]

También encontramos a La Alberca  en la literatura, en el Siglo de Oro ( S.XVII )  es Lope de Vega, Tirso de Molina y Miguel de Cervantes, quienes nos hablan de Las Batuecas, la Peña de Francia o La Alberca así como los mas contemporáneos, el vasco D. Miguel de Unamuno, el portugués Miguel Torga o el francés Mauricio Legendre y dentro del arte el cineasta Buñuel o el pintor Sorolla entre otros muchos que han escrito, o pintado en La Alberca, siendo visitada entre otros por San Vicente Ferrer, Juan II, Alfonso XIII y Juan Carlos I.

[Img #418604]Su primera Iglesia data del siglo XIII, que fue derruida para construir la actual, decidiéndose en Concejo público celebrado el 1 de Julio de 1729, para empezar su construcción el 9 de Mayo de 1730, se erige a lo largo del Barroco al igual que la de Mogarraz, Cepeda y Villanueva del Conde, posee grandes tallas como la del Cristo del Sudor y un Púlpito de granito policromado del Siglo XVI.

La indumentaria en La Alberca es muy rica y variada, el elegante traje del hombre es de terciopelo negro o azulado, adornado con botones de plata, camisa de lino bordada y  botones de oro en el cuello; y los trajes de mujer son: el de Manteo, se utiliza por las madrinas para ceremonias, el de  Sayas, para bailar, para fiestas, el de Zagalejo, para las mas jóvenes, el de Ventioseno, de luto y el de Vistas, para la novia, son de una belleza incomparable. De estos el de Vistas es sin lugar a dudas el mas hermoso y rico de nuestro país y compendio de las tres culturas, en su color carmelitano, sus relicarios y cruces a la cristiana, en el velo blanco con borlas y cintas cubriendo la cabeza y cayendo a pico sobre la frente a la árabe, y en las filigranas de las joyas, así como en el esconder la figura femenina a la judía.

En cuanto a las costumbres y tradiciones, La Alberca las sigue manteniendo a través de los siglos, son varias las Cofradías que siguen activas como la del Santísimo que data del 28 de Abril de 1682 o la del Cristo del Sudor de 1685 cuya talla es atribuida a Juan de Juni o Berruguete.

Muchas son las tradiciones que aún perduran en La Alberca, como, el día de “Majadas”, “El marrano de San Antón”, El día del “Trago”,  el día del “Pendón”, “La Moza de las Ánimas” hablemos de esta última, que al anochecer, entre dos luces, recorre las calles del pueblo tocando la esquila para recordar a los difuntos, y dando tres toques de esquila recita esta salmodia,

 

“Fieles cristianos,

acordémonos de las Benditas Ánimas del purgatorio,

con un Padrenuestro y un Avemaría por el amor de Dios”

 

(tres toques más de esquila)

 

 Otro Padrenuestro y otro Avemaría,

por los que están en pecado mortal

                                                        para que su Divina Majestad

                                                       los saque de tan miserable estado.”

 

Tres toques más de  esquila y la moza sigue su recorrido, siendo los primeros viernes de mes cuando la moza sale a la una de la madrugada.

 

Nos contaba de niños nuestra vecina la tía Triz, que una noche la  moza de ánimas no salió a tocar la esquila “…era una noche de invierno, noche de nieve y de lobos, aullando el viento por las esquinas, y los demonios estaban sueltos, la moza  se acostó  y fue sola la esquila la que salió despertando a  los moradores al oírla rodar por las calles entre las piedras, como si fueran las voces de las almas en procesión que fueran gimiendo”.

                                                                             Andrés Barés Calama

[Img #418608]