Martes, 20 de octubre de 2020

Hoy solo me siento poeta

Hoy se quiebra mi pluma en la noche, bajo la caricia de la brisa fresca que guía el canto de las hojas de mis pequeños árboles. Ya han comenzado los grillos a anunciar el descanso y suena el abrir de ventanas que defendían las estancias del sol implacable. Ya corre el aire, se respira olor a hierba mojada y se me rinde el alma al momento de paz infinita.

[Img #558126]Hoy se quiebran mis lágrimas que han oído el adiós de los enamorados atravesando el gran océano, trenzando alegría por lo vivido y tristeza por el adiós acerado que, inevitablemente, llegó sin piedades. Me ha inundado su juventud, he reído y he llorado ¡ay, alma! como si ese adiós fuera mío.

Hoy se quiebra mi fuerza y me dejo vencer por el suspiro que busca mi boca y se queda en ella, porque no quiero perderlo, que quiero seguir suspirando y perderme en este mágico segundo, en esta hora, en este anochecer inesperado.

Hoy mi pluma se ha puesto mimosa, me pide un descanso, acaricia mis dedos y busca el beso en mis manos. Y el azul de la tinta me parece obligado en el vestido de novia del papel blanco.

Hoy solo me siento poeta. Y me he dado un descanso.