Jueves, 16 de agosto de 2018

La Plaza iluminada en los años 20

Ferias, eventos festivos o visitas reales sirvieron para impulsar la instalación de luces que realzasen el ágora de Salamanca

[Img #330030]En los años veinte la Plaza Mayor fue iluminada. Sucesivas instalaciones, creadas con el pretexto de embellecerla para grandes acontecimientos, acabaron teniendo una función recreativa, convirtiéndose después en parte sustancial de la animada vida nocturna del ágora.

Aunque las iluminaciones servían para entretener a los salmantinos en sus divertidas noches de verano, cada una de ellas estuvo justificada por alguna celebración importante.

En la feria de 1920 la iluminación fue extraordinaria, en todas las fachadas de la Plaza se instalaron cadenas de bombillas para realzarlas formas arquitectónicas, al estilo de las luminarias tradicionales.

En 1922 con la visita del Rey, para celebrar el Doctorado Honoris Causa concedido por la Universidad a Santa Teresa, la iluminación fue más escueta y sobria.

Una de las iluminaciones más importantes de los años veinte fue la efectuada por Carlos Luna en 1928, con motivo de la visita de los Reyes para la celebración del IV Centenario del nacimiento de Fray Luis de León, siendo esta la última que ilumina la Plaza durante toda la década de los años treinta.

PRIMERA: Iluminación de la feria en 1920. Archivo: Venancio Gombau.

SEGUNDA: Iluminación en mayo de 1928, vista del Rey con motivo. Del IV centenario de Fray Luis de León. Foto: Marín (Archivo General de la Administración)

TERCERA: Iluminación en abril de 1935, Salvador Bracó Roca (Archivo General de la Administración)

Fuente: La Plaza Mayor de Salamanca.