Martes, 18 de diciembre de 2018

Mediación para políticos

Un tercero imparcial y sin capacidad de decisión facilita que las personas sean capaces de ver las cosas desde distintas perspectivas, fomentando el diálogo y evitando enfrentamientos inútiles, eso es lo que se hace en mediación, y tiene como resultado que las personas llegan a sus propios acuerdos

Hace unos días mi buena amiga Inma Cid me decía que veía cada vez más clara la necesidad de mediadores en muchas situaciones cotidianas, ella que es una mujer que está “a pie de barrio” observa como la peculiar manera que cada uno tiene de interpretar la realidad suele estar en la base de muchos de los malos entendidos que generan que pensemos que nuestro supuesto contrario (potencial compañero) tiene muy malas intenciones y que las nuestras no se valoran justamente.

Inma conoce bien que es mediación, sabe que la ayuda de un tercero imparcial y sin capacidad de decisión facilita que las personas sean capaces de ver las cosas desde distintas perspectivas, fomentando el diálogo y evitando enfrentamientos inútiles, que es o es lo que se hace en mediación, y que tiene como resultado generalmente que las personas llegan a sus propios acuerdos sin que nadie tenga que decirles que tienen que hacer

Pues bien este comentario me ha hecho pensar en estos días post electorales que estaría muy bien que los políticos de los distintos partidos contasen con mediadores, porque aunque todos han hablado de la necesidad de diálogo, del reconocimiento a la pluralidad, de gobernar en interés del ciudadano, y de muchas otras buenas intenciones, parece que podríamos interpretar a estas alturas que a pesar de su deseo de llegar a pactos se encuentran con dificultades para conseguirlos, y es que llegar a un acuerdo donde los intereses de todos estén bien representados es cosa difícil.

En general no damos valor suficiente a las cesiones, y digo esto porque si en lugar de exigir como estrategia se tomase la alternativa  de comenzar cediendo, se tendrían muchas más probabilidades de que con aquel con el que negociamos también ceda, consiguiendo así dar pasos que se acercan al pacto, bueno no es que lo diga yo, lo dice algún que otro estudio de sociología.

Pero al fin y al cabo los políticos son tan humanos como usted y como yo, y se encuentran con dificultades para resolver los conflictos de forma positiva, aunque realmente así lo deseen, que estoy convencido de que así es, pues prefiero confiar en la buena fe de la gente.

Desde aquí les invito a que hagan gala de esas intenciones de dialogar y de llegar a acuerdos y usen la mediación, que es un muy buena herramienta, quizás es un buen momento para darle un impulso a la mediación, si la prueban seguro que después la pondrán más a la mano de todos, lo que sería una buena medida ¿no creen?