Lunes, 14 de octubre de 2019

Fallos en nuestro sistema informático sanitario

En la atención sanitaria se están produciendo grandes cambios debido a la informática y todas las comunidades autónomas hacen esfuerzos para adaptarse, pero está claro que unas con más aciertos que otras. Si bien la informática es una herramienta muy importante, tanto en la atención especializada como en la atención primaria y sirve para optimizar el trabajo del personal de salud, un programa, mal implantado puede ocasionar el efecto contrario al que se pretende. Para tener una informatización correcta lo primero que hay que hacer es implantar e interconectar adecuadamente las áreas administrativas y asistenciales de acuerdo a las necesidades.

[Img #306312]Todos los hospitales utilizan soportes informáticos y la Consejería de Sanidad de Castilla y León lleva trabajando bastantes años en este proyecto. En el Complejo Asistencial se instaló el “programa Jimena” y en la atención primaria el “programa Medona”. Estos programas sirven para accede a los datos del paciente y contienen su historia clínica donde se almacena toda la información, diagnóstico, pruebas etc. Desde el momento de su implantación surgieron problemas que no acaban de solucionarse.

Cuando acudimos al hospital o centro de salud de nuestra provincia escuchamos, cada vez más, las recurridas frases “se ha caído el programa o se ha caído el sistema”. A las protestas de los trabajadores el Consejero de turno resta importancia y responde que son fallos esporádicos pero que siguen trabajando en ello. Pero la realidad es que tenemos un sistema informático incompatible con otras comunidades que se ha convertido en un foco de problemas ralentizando la atención a los pacientes, además de producir protestas, molestias y largos tiempos de espera. Se mandan a los enfermos a casa para que vuelvan otro día al no poderles prescribir la medicación, o acceder a informes de especialistas y análisis.

Se les llenó la boca para publicitar un “hospital sin papeles” y lo que ha conseguido es un hospital con más problemas añadidos y condicionar la calidad del servicio sanitario.

Y qué decir del olvidado medio rural, despoblado y aislado, donde la tecnología es vital y, donde ser atendido adecuadamente, permitiría hacer frente a las necesidades y problemas que tiene la población rural pero, desgraciadamente, el medio rural salmantino, queda aún más lejos y fuera de los planes de nuestros responsables políticos sanitarios.