Miércoles, 22 de enero de 2020

La poesía, señor hidalgo

El pintor Miguel Elías y el poeta Alfredo Pérez Alencart, columnista de SALAMANCArtv AL DÍA, trazan su homenaje a Cervantes de la Mancha

[Img #288213]

El alto voltaje de unas palabras preñadas de lenguaje poético siempre se visten de resurrección: del magno carcaj que no legara el de Alcalá, lo mejor es extraer una flecha bien tallada en torno a lo que él más quería: ser poeta. No me interesan sus huesos; sí aquello que su corazón de poeta remachó para que traspasara los años y los siglos. Aquí recuerdo aquello que Cervantes escribió, con sus ‘seis’ sentidos, en torno a la Poesía. Aquí les queda Don Quijote hablando al Caballero del Verde Gabán:

“La poesía, señor hidalgo, a mi parecer es como una doncella tierna y de poca edad y en todo estremo hermosa, a quien tienen cuidado de enriquecer, pulir y adornar otras muchas doncellas, que son todas las otras ciencias, y ella se ha de servir de todas, y todas se han de autorizar con ella; pero esta tal doncella no quiere ser manoseada, ni traída por las calles, ni publicada por las esquinas de las plazas ni por los rincones de los palacios. Ella es hecha de una alquimia de tal virtud, que quien la sabe tratar la volverá en oro purísimo de inestimable precio; hala de tener el que la tuviere a raya, no dejándola correr en torpes sátiras ni en desalmados sonetos; no ha de ser vendible en ninguna manera, si ya no fuere en poemas heroicos, en lamentables tragedias o en comedias alegres y artificiosas; no se ha de dejar tratar de los truhanes, ni del ignorante vulgo, incapaz de conocer ni estimar los tesoros que en ella se encierran. Y no penséis, señor, que yo llamo aquí vulgo solamente a la gente plebeya y humilde, que todo aquel que no sabe, aunque sea señor y príncipe, puede y debe entrar en número de vulgo.”

 

La única procesión que admito

es la de mis de ojos 

en torno a las páginas todas

de mi otra ‘Biblia’,

 

con sus secretos en clave

estrenando un cuerpo  nuevo

tras estar despierto o soñando

a la deriva.

 

A.P.A.