'Letras corsarias', elogio del papel, elogio del librero

“En tiempos de cierre y pantalla, de IVA cultural masivo y de niños que no leen, abrir una librería es una aventura heroica propia de Stevenson” (GALERÍA DE FOTOS)

[Img #252263]

Sin cuidarse de los idus de marzo y de los cierres, la tarde noche del sábado 14 se produjo un abordaje lleno de calor y papel en la recoleta Plaza de San Boal con gran éxito de público y un solo deseo: reivindicar al librero, a la librería y al espacio del papel como lugar cálido donde protegerse de la fuerza de todos los elementos.

En tiempos de cierre y pantalla, de IVA cultural masivo y de niños que no leen, abrir una librería es una aventura heroica propia de Stevenson. Por eso, todos los que se acercaron a Letras Corsarias a felicitar al capitán pirata, Rafael Arias, tenían el brillo de la aventura en los ojos y el de la madera con la que construir una nave a la que deseamos la mejor de las singladuras. Una librería cálida, plena de ejemplares, de detalles que se ocupa de las novedades, de los clásicos y de los libros para esos niños que anoche no sabían dónde mirar, maravillados por las portadas y los lomos multicolores de los estantes. La inauguración de este nuevo puerto para los amantes de las plumas y las letras tuvo una banda sonora delicada y llena de ecos viajeros, Tango Zero, quienes acompañaron los pasos de los invitados recorriendo la cubierta de la nueva librería. No pudo tener un comienzo más pleno este nuevo espacio que pretende ser un referente en Salamanca de encuentros, presentaciones, música y sobre todo, un lugar donde perderse en esa aventura siempre renovada de la lectura. Una aventura solo para los más valientes, heroicos capitanes piratas a la búsqueda de un tesoro, hacernos sentir el viaje a través de las páginas de papel de un libro echado al proceloso mar de la ciudad letrada. Oh Capitán, mi capitán.     


Charo Alonso

Fotografías de Fernando Sánchez Gómez