Viernes, 24 de mayo de 2019

El caballo como terapia y terapeuta

Los efectos de este animal en personas con cualquier tipo de discapacidad son tan positivos que demuestran pequeños avances en su evolución

[Img #190814]

 

Con solo montarse a un caballo y sentir su calor ya se convierte en una terapia, en especial para las personas con algún tipo de discapacidad. Pero la lista de ventajas de la equinoterapia es muy amplia, ya que se ven avances a nivel físico, emocional y sensorial, que es posible en Salamanca gracias a la Asociación Salmantina de Equinoterapia (ASADE), que con un amplio número de voluntarios hace posible cada sesión, para adultos y niños en un Club Deportivo de Pelabravo.

[Img #190812]En la equinoterapia, el caballo es el principal terapeuta, el de primer grado, y así lo reconocen las personas que forman parte de ASADE, como su vicepresidenta, Susana Valverde, que fue una de las que hizo posible que esta terapia llegase a Salamanca, y todo por su hija Isabel, con discapacidad, y junto a otra madre en la misma situación. Y querían llegar a más niños y adultos, porque conocían las ventajas que aportan estos animales. Ahora la familia ha crecido, y cuentan con terapeutas y voluntarios suficientes para cubrir la demanda que sea necesaria. En sus inicios contaron con la colaboración de David, terapeuta y propietario de una finca de caballos en San Cristóbal de la Cuesta, pero el pasado mes de abril se trasladaron a Pelabravo, para ganar en espacio y número de caballos, en concreto, al Club Deportivo Valme del Saz, que cuenta con una yeguada adaptada a este tipo de terapia. Porque para la equinoterapia no vale cualquier caballo ya que tienen que tener experiencia, por ejemplo, tienen que tener un temperamento, que su movimiento sea rítmico, "no vale un caballo que esté medio cojo porque está transmitiendo información errónea del patrón del movimiento", describen.

Los beneficios del caballo

¿Y qué aporta el caballo a una persona con discapacidad? Las responsables de ASADE hablan de independencia, seguridad, movilidad o mejora del equilibrio, pero a todo eso hay que sumar las ventajas a nivel emocional y cognitivo. Este animal aporta su calor corporal, que es superior al del ser humano "y eso hace que se relaje la musculatura, los ligamentos", apuntan. Además, por el impulso rítmico que transmite el caballo en su forma de caminar o trotar "favorece que la musculatura se contraiga para dar tonicidad a los músculos", y también es positivo para el equilibrio y la estabilidad del tronco y la cabeza.

[Img #190918]Pero la equinoterapia también influye en la locomoción tridimensional porque el caminar del caballo es casi igual al del ser humano, y cuando una persona con discapacidad no puede caminar o camina mal "se pone encima del caballo y su cabeza entiende el ritmo igual que si estuviese caminando", advierten dos de las terapeutas de ASADE, Inés García y Mamen Hernández. Y eso se graba en sus neuronas y consigue la estabilidad propia de la cadera y el equilibrio encima del caballo, "que es lo que se necesita para caminar".

Ejercicios adaptados a cada usuario

Soraya Martín es la madre de Lidia, que padece una enfermedad rara que le causa un retraso psicomotor, y fue una de las primeras usuarias de esta terapia. Ella destaca que los ejercicios que hacen están adaptados a cada niño y pueden trabajar la psicomotricidad final, o a nivel cognitivo con las letras y canciones. Esta madre ha vivido la evolución de su hija desde que acude a equinoterapia, "ella monta rígida y se va adaptando al caballo y acaba erguida", describe. Y es montar en el caballo y ya notan un cambio, "como empieza a relajar las piernas y cómo se acomoda al caballo".

Otra de las usuarias de esta terapia, María, de 23 años y con parálisis cerebral, no habla, "pero cada vez que se sube a un caballo se ríe a carcajadas", recuerdan las terapeutas. Y los niños autistas que tienen empiezan a dar abrazos al caballo, y en más de una ocasión las propias terapeutas reconocen que se les caen las lágrimas al ver ese tipo de respuestas con estos animales. La conexión de los niños con los caballos es "inmensa", como advierten Inés y Mamen.

Caballos con experiencia en terapias

El caballo sabe perfectamente quién está encima, "y qué puede y no puede hacer", subrayan. No esconden que en las sesiones se caen muchas lágrimas al ver la evolución, "porque ves niños que no controlan el tronco y se les cae el cuerpo, que no son capaces de estar erguidos, y que empiezan la terapia tumbada, se relajan los músculos enseguida y se ponen erguidos", detallan. Y un niño con autismo que tiene estereotipias han notado que encima del caballo no tiene ninguna, "está tan atento al caballo que no se mete con la estereotipia", advierte Inés García.

Cada sesión tiene una duración aproximada de 45 minutos. Lo primero que hacen es saludar al animal, se acercan y le acarician, además de cepillar al caballo, limpiarle los cascos y vestirle. Cuando ya está preparado se baja a la pista. Allí, cuentan con una rampa para facilitar la subida al caballo, y disponen de una grúa para facilitar ese paso y que consiguieron gracias a una subvención de La Caixa. Una vez subidos al caballo lo primero que hacen es una pequeña relajación (de unos diez minutos), para aclimatarse al caballo, con respiraciones profundas, según relata Mamen Hernández. Cada usuario está acompañado de tres personas (por eso la importancia del voluntariado en ASADE), en concreto, una persona que hace de ramal y lleva el caballo, el terapeuta que conduce la sesión y el acompañante que ayuda al terapeuta a pasarle material o aquello que necesite.

Las terapias se adaptan a cada niño porque cada uno necesita una cosa, "y también depende de cómo viene el niño ese día". Siempre abarcan todos los ámbitos, como el físico, el emocional, el cognitivo o el sensorial, como enumera Inés García. Subidos al caballo hacen ejercicios físicos, juegos, canciones, etc. Cuando finalizan estos ejercicios se bajan del caballo y se sube al animal a la cuadra, "donde se hace la despedida para agradecer al caballo, se desviste y se le da un premio, un cachito de pan o una manzana", relatan las terapeutas.

La importancia de los voluntarios

[Img #190811]La Asociación Salmantina de Equinoterapia cuenta con 25 voluntarios, de ellos siete terapeutas y el resto entre ramales y acompañantes que hacen posible que este año puedan acudir más usuarios a la terapia, tanto adultos como niños. Cada sesión tiene un coste de 30 euros para el que no sea socio de ASADE, y de ser así la cuota anual de la asociación es de 20 euros y ese mismo precio para cada sesión. Además, existe la posibilidad de ser socio colaborador, aunque no acudan a terapia. Y los tipos de usuarios pueden ser muy variados, gente con discapacidad física o intelectual, que acuden con un certificado médico en el que se indique que pueden realizar esta actividad. Desde personas con autismo, parálisis cerebral, esclerosis múltiple, fibromialgia, asperger, enfermedades raras o patologías crónicas como párkinson o alzheimer, por citar algunos casos de otros tantos que pueden beneficiarse de esta terapia. La forma de contactar con ASADE es a través del teléfono 670 65 35 85 (Susana) o a través del correo electrónico [email protected] Además, tienen un despacho en la Casa de las Asociaciones, en la calle La Bañeza, 7, Despacho 8, los miércoles de 11.30 a 13.00 horas.

Becar terapias

Por último, destacar que esta asociación es sensible a la actual situación económica de crisis y no quiere que ningún niño con discapacidad se quede son los beneficios de la equinoterapia porque su familia no pueda permitírselo. En estos casos invitan a las familias a hablar con ellos ya que existe la posibilidad de becar a esos usuarios y la opción de pagar parte de la sesión. Ellos estudiarán y analizarán cada caso. Asimismo, gente externa puede patrocinar las sesiones de equinoterapia a estos niños con escasos recursos.

Eva Cañas

Salud a Diario

Más información:

ASADE, una apuesta por la mejora en la calidad de vida desde la equinoterapia

[Img #190920]