La elegancia de ir a La Glorieta

Público junto a la plaza de toros de Salamanca en la colección fotográfica de Enrique de Sena

Ir a los toros, o al teatro o pasear por la ciudad era un acto significativo entonces y se apreciaba hasta en el vestir, como lo atestigua esta foto procedente de la colección del que fuera director de El Adelanto, Enrique de Sena.

La nueva plaza de toros se levanta en 1864 a iniciativa de María Echeverría y Lamos, viuda de Martínez de Tejeda, en las eras de las Juanelas o de ‘Mínimos’ ocupando los terrenos del antiguo convento de los PP. Mínimos de San Francisco de Paula.

En este coso se celebraron festejos taurinos hasta la feria de 1892, desplazándose al año siguiente a la actual plaza de la Glorieta.


A principios de siglo, cuando Juan Casimiro Mirat levanta los "Hotelitos de Mirat" la plaza de "Mínimos" es derribada.