La cata del vino parece un acto aparentemente lejano y reservado a unos pocos expertos, con paciencia, tiempo y dedicación. El conocer y apreciar el vino es abordable por todo el mundo.

A la hora de catar un vino, es necesario utilizar un lenguaje que permita describir con exactitud, una percepción sensorial (vista, olfato y gusto). Por ello, inicialmente es necesario diferenciar entre los términos catar y beber:

 Catar: Consiste en degustar con atención el vino, apreciando y expresando sus virtudes y sus defectos.

Beber: Es un acto reflejo con el cual saciamos una necesidad fisiológica (la sed).

La cata y degustación del vino es relativamente fácil, todas las personas nacen con aptitudes necesarias, un buen catador no nace, sino se hace. Por tanto, es necesario aprender a detectar e identificar las sensaciones percibidas, conocer las características del vino, la elaboración, la zona de donde procede, las variedades de uva, la bodega….

Memorizar estos datos, nos permite, posteriormente, identificar y establecer paralelismos con vinos que se caten en un futuro.

Cada botella es un mundo y siempre deberá acercarse con humildad, evitando ideas preconcebidas del producto.

El conocimiento sobre la cultura del vino y su cata, aumenta nuestra capacidad de disfrute ante un buen vino, por eso saber de vinos es importante, tanto para nuestro disfrute personal, en el restaurante o en la intimidad de nuestros hogares, como para mejorar nuestras relaciones sociales. Pero de puertas  afuera, en comidas de trabajo o entre amigos, la cultura enológica nos permite asimismo “quedar bien”, pues el vino forma parte de esa etiqueta que todo hombre o mujer de mundo debe conocer.

Se acercan unas fechas muy señaladas,  desde aquí os invito a que compartáis una buena botella de vino  en compañía, de amigos, compañeros de trabajo, familiares… etc  y le saquéis todo el jugo posible sabiendo que,  dentro de cada botella hay una historia y si la botella es de nuestra DOP SIERRA SALAMANCA O DO ARRIBES, mejor conoceremos nuestra  cultura y gentes (siempre con un consumo responsable).

“Donde no hay vino no hay amor, y no hay otro deleite accesible a los mortales” (Euripides)

Twitter @gastrosumiller