Salamanca rinde un multitudinario homenaje a su primera santa, la Madre Bonifacia

Fundadora de las Siervas de San José, una escultura en bronce y acero recuerda su labor en la ciudad en defensa de las mujeres (GALERÍA DE FOTOS)

[Img #152447]

La Madre Bonifacia, desde este viernes, se convierte en vigía permanente del colegio de las Siervas de San José. Una escultura situada al final de la Gran Vía, realizada en bronce y acero, de 2,5 metros de altura, obra de Salud Parada Morollón recuerda la labor de la santa –beatificada en noviembre de 2003 por Juan Pablo II y canonizada por Benedicto XVI el 23 de octubre de 2011–. La jornada de hoy será imborrable para la comunidad educativa del centro Siervas de San José; todos los alumnos, profesores y personal han arropado con su presencia y sus cánticos el emotivo acto de inauguración de la escultura con la que la ciudad honra a la que es la primera santa salmantina.

Con la presencia del alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco; el delegado de la Junta, Bienvenido Mena; el subdelegado del Gobierno, Javier Galán; el exalcalde socialista Jesús Málaga; la autora de la obra, Salud Parada Morollón y la vicaria general de la Congregación, Madre María Álvarez, entre otras autoridades, se ha inaugurado la escultura de la Madre Bonifacia que, con líneas estilizadas y mirando hacia abajo, representa la humildad con la que vivió.

La Madre María Álvarez destacó el lugar tan significativo donde se ha ubicado "para muchas generaciones de estudiantes y desde hoy la santa se hace más presente en Salamanca", la ciudad que hace 140 años fue testigo de la primera congregación. Hizo referencia a su lucha por la dignidad de la mujer, "trabajadora sensible que supo captar la realidad de la mujer de su tiempo", a la vez que agradeció el trabajo realizado por la escultora salmantina.

Fernández Mañueco: "Su huella cambió la ciudad de Salamanca"

Por su parte, Fernández Mañueco aludió al mensaje de esperanza de la Santa Bonifacia, "que hoy está más vigente que nunca para superar las dificultades y defender que la educación nos da la oportunidad de mejorarnos y cambiar nuestras vidas". Asimismo, indicó que se adelantó a su tiempo, destacando que fue pionera en el trabajo femenino, en la liberación de la mujer y defensora de que la educación. "Su fuerza residía en su fe y en crecerse ante las adversidades y gracias a su fuerza creó la congregación". Para el alcalde, "su huella cambió la ciudad" y señaló “el arraigo y la labor” de las Siervas para mejorar Salamanca a través de la labor formativa con miles de salmantinos que “se educaron para la vida en este colegio”. “La semilla que sembró sigue viva y creciendo en sus Hermanas y sus alumnas y alumnos que os formáis para construir la sociedad del mañana y mantenéis viva la memoria de esta mujer trabajadora que fue un ejemplo de vida”, argumentó.

Para Fernández Mañueco, la escultura se ubica a ras del suelo, que fue donde ella desarrolló su vida con humildad, sencillez y honestidad. "Una obra modelada primero en barro como la tierra sobre la que se levantó su congregación. Con líneas estilizadas que dan sensación de movimiento porque su obra nunca se detiene. Y en plena calle, al lado de las personas, como la Madre Bonifacia hizo en vida”. Ante el numeroso público congregado en torno a la escultura, el alcalde explicó que su historia de lucha y superación "nos acerca al milagro de lo cotidiano. Desde hoy, tiene su monumento en la ciudad que la vio nacer y donde vivimos con orgullo su canonización. Aunque su mayor reconocimiento es que su legado y su obra siguen vivos en todos vosotros”.

Salud Parada: "Luchó por las mujeres en una época de pobreza y oscuridad"

La autora de la escultura, la artista salmantina Salud Parada señaló que era un honor para ella realizar esta obra de una mujer salmantina "que luchó por las mujeres y las niñas en una época de pobreza, miseria y oscuridad en el siglo XIX". Resaltó su labor en defensa de las mujeres, "acogiéndolas cuando iban al Barrio Chino, enseñándoles un oficio, salvándolas de la prostitución, sin medios y con mucho trabajo". Sobre la escultura, de líneas simples con la mano apoyada en una rueca, explicó que han sido seis meses de trabajo minucioso en la modelación y posterior fundición, y ha querido mostrar la humildad de la santa con la mirada hacia abajo.

Fotos: Alberto Martín


juntos/img/periodico/img_152506.jpg" rel="lightbox" title="">